One body, one life

Esto es todo lo que el running aportará a tu vida

Running es el nombre con el que ‘salir a correr’ se ha puesto de moda. Sin embargo, ¿sabemos lo que realmente nos aporta, y lo que no?

Es una moda. Muchos dirán que correr existe desde siempre, pero la realidad es que el crecimiento de practicantes va creciendo y ganando cada vez más adeptos. Pero, ¿por qué? Existen muchos factores que hacen del running “un modo de vida”, desde fisiológicos hasta psicológicos. Una vez dentro, se convierte en adictivo.

Aprendiendo a correr: entrena running correctamente con estos consejos.

Running, un sinfín de beneficios

Está claro que los beneficios para la salud que ofrece el running son muy conocidos. Desde la pérdida de peso, mejora de los niveles de colesterol, mejora del sistema cardiorespiratorio… Pero existen otros que lo hacen un claro ganador. Es económico, puedes hacerlo en cualquier lugar, tiene un poderoso factor sociabilizador.

Está presente cada vez más en la sociedad y se ha convertido en la práctica deportiva de moda y gran culpa de ello las tienen las marcas deportivas. Utilizando el factor “yo quiero, yo puedo” para incentivarnos a practicarlo cada vez más. Bombardeándonos continuamente.

El Consejo Superior de Deportes en la Encuesta de Hábitos Saludables del 2016, nos muestra como la carrera a pie ocupa el segundo puesto en actividades deportivas más practicadas en términos semanales. Con un 10,6%, sólo por detrás de la gimnasia y cuatro puestos por delante del fútbol.

El factor superación

Siempre buscamos excusas para realizar o no algo, y en esto del running no iba a ser menos. Comenzamos a correr por diversas cuestiones, pero todas tienen un claro objetivo, “superación”. Y ese motivo es el que más adeptos crea en esta práctica.

Buscamos superarnos poco a poco, o mucho a mucho. Pero viene en el ADN del ser humano, ir siempre un poco más allá. Un episodio trágico puede hacernos de excusa perfecta para comenzar a correr, ¿y luego? Pues, correr un poco más lejos, o un poco más rápido, o más alto o durante más tiempo.

Ya has comenzado en el continuo e interminable círculo de las excusas. Ahora adórnalas.

 

“Comenzamos a correr por diversas circunstancias, excusas que luego se convierten en rutinas”.

 

El factor fisiológico

Ayuda a la salud. Cualquier actividad física lo hace, pero correr, además, intensifica esas mejoras. A nivel cardiovascular, ya que el ejercicio aeróbico moderado ayuda a regular el colesterol. Desde el punto de vista físico, ya que nos hace tener una musculatura más fuerte, sobre todo la inferior.

A nivel respiratorio, ya que nos hace aumentar el volumen de oxígeno… Por eso forma parte de esos ejercicios imprescindibles que defender en el día mundial del asma. Son tantos los beneficios para la salud, que es imposible obviarlos.

Por cierto, ¿sabes cuánto beber durante el ejercicio?

El factor social

Seguro que corres, y si no es así conoces a alguien que lo hace. Y es que todos tenemos en mente a esa persona que cada día se calza sus zapatillas de correr y se echa al parque o a la calle, ¿y va sola? Probablemente no. Cada vez más podemos encontrar comunidades de runners, clubes deportivos, centros y servicios especializados.

En el año 2007 en la San Silvestre de Madrid hubieron 25.000 participantes, en 2013 la cifra superaba los 39.000. Más de dos millones y medio de corredores en España en los últimos tres años. No es casualidad que posea un gran factor social.

“Todos conocemos a alguien que corre, y pertenece a un grupo”.

 

El factor psicológico

Correr alegra la vida, o por lo menos, mientras corremos no estamos pensando en nuestro problemas. Las endorfinas se disparan, al igual que la serotonina. Correr produce un estado de bienestar general incomparable. No importa que el día haya sido malo, sal a correr y verás como cambia el estado anímico, está probado científicamente.

Nos hace felices, reduce la ansiedad, elimina el estrés y la depresión y si además somos capaces de controlar lo que hacemos y como mejoramos, estamos ante un frenesí de alegría.

“Correr produce una satisfacción inigualable a nivel hormonal”.

Y es que además, aumenta nuestra confianza, y esto hace que sigamos corriendo, y que busquemos nuevos retos a superar. Incluso que psicológicamente estemos volcados en un proyecto personal que va más allá de lo establecido por la sociedad.

El factor de marketing

También podemos correr porque nos lo dicen en la tele, o en la radio. Y es que en el running podemos encontrar un submundo maravilloso, en el que las marcas del sector aprovechan nuestras “excusas” para recordarnos que debemos seguir corriendo.

Ropa especializada y una moda cada vez más peculiar, aplicaciones dedicadas al running y a tus progresos, revistas especializadas, servicios exclusivos para runners. Encontrarás un mundo a tus pies, no te faltará de nada y además irá evolucionando contigo y con tus objetivos, por lo tanto siempre estarás acompañado.

Eso sí, nunca elijas camisetas running que no cumplan estas características. 

Estos son algunos ejemplos de lo que podemos encontrar en el running, factores que nos animan a practicarlo y a no abandonarlo. A hacer de una práctica deportiva nuestro modo de vida; de nuestros compañeros de entreno, nuestra familia y de nuestra marca de zapatillas favorita un icono mundial.

Eso sí, hay zapatillas de running que pueden perjudicarte. Te enseñamos cuáles.

Correr tiene ventajas, es saludable y posee otros factores beneficios tanto para nosotros como para la sociedad. Pero siempre debemos hacerlo de manera responsable. Si quieres saber qué accesorio running necesitas realmente, léete este post.

¿Qué no encontramos en el running? Muy pocas cosas, pero si somos capaces de asesorarnos bien, con los mejores profesionales de cada área, convertiremos al running en nuestro nuevo modo de vida. ¡No te pierdas este calendario de carreras!

Quiero entrenar running

 

aaron mendoza quintana runningAarón Mendoza Quintana

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Entrenador Personal

Máster en Coaching y Psicología Deportiva

Colegiado por el COLEF Canarias nº 53920