One body, one life

Cómo entrenar para ser el mejor en el pádel

El pádel ya lleva muchos años en nuestras vidas y cada vez está más extendido entre los amantes del deporte. ¿Quieres coger la pala y empezar a disfrutar de este deporte? Pues toma nota de las tres claves del entrenamiento de pádel.

Divertido y desestresante. El pádel, en los últimos años, se ha convertido en uno de los deportes más adictivos, y no solo porque puede practicarse sin límite de edad, sino porque, precisamente, su carácter social ha hecho de esta actividad la herramienta perfecta para disfrutar en compañía de un momento de desconexión mientras, además, te pones en forma. Sin embargo, antes de aventurarse a coger la pala, es importante hacerse con el material adecuado y preparar el cuerpo para ese nuevo esfuerzo.

En este sentido, la entrenadora de Entrenarme, Gabriela  Mapis Borra, explica que tanto para iniciarse en el pádel como para mejorar en él “es necesario un trabajo previo, paralelo, constante y progresivo”, de tal forma que sirva como complemento a los movimientos realizados durante el partido.

¡Adelgaza jugando al pádel!

Las tres claves del entrenamiento de pádel

Acondicionamiento muscular inicial y de base

Deberíamos trabajar siempre de músculo grande a músculo pequeño, empezando por los dorsales, seguido de pecho, después hombro, y terminando con bíceps y tríceps”, asegura la entrenadora. En el caso del pádel, se ven implicados tanto el tren superior como el inferior, por lo que una rutina ‘fullbody’ puede ser una forma correcta de preparar la actividad cuando se parte de cero. “En esta fase se pueden utilizar bandas elásticas o gomas, para añadir un extra de resistencia a los ejercicios”, añade.

Por otro lado, también es recomendable dedicar un par de sesiones semanales al entrenamiento aeróbico, como correr o montar en bicicleta, ya que, entre otras cosas, mejora la capacidad pulmonar y servirá para aguantar mejor el cansancio durante los partidos.

Aumento de la fuerza para los golpes y desplazamientos

El objetivo del entrenamiento anaeróbico complementario a la actividad, como en cualquier otra disciplina, es conseguir la máxima fuerza en los músculos implicados en este deporte. Para ello, es bueno seguir una rutina en la que se introduzcan ejercicios con peso, intentando aumentarlo gradualmente. En este punto es vital contar con la experiencia de un profesional que adecúe los ejercicios a las necesidades y carencias de cada persona, persiguiendo siempre la optimización de su rendimiento.

Mejora de la velocidad de movimiento y de la explosividad

¿Cómo? Mediante ejercicios pliométricos, que combinan características del entrenamiento aeróbico y anaeróbico buscando conseguir la máxima potencia.  Es decir, interiorizar los movimientos y que estos se vuelvan más veloces y explosivos mediante el correcto trabajo de las contracciones musculares.

“Los ejercicios pliométricos en el pádel tienen por finalidad mejorar la capacidad del jugador de armonizar y coordinar la velocidad y la fuerza, es decir, la potencia. Es la culminación de un proceso de trabajo de las cualidades de coordinación, fuerza y velocidad que nos va a permitir, por ejemplo, cambiar de dirección rápidamente, acelerar más eficientemente, ser más explosivo en nuestros movimientos o golpear la bola en un punto más alto gracias a una buena potencia de piernas”, reconoce Mapis Borra. “Este tipo de trabajo consistirá en ejercicios de ‘multisaltos’, a dos o una pierna, intercalando diferentes distancias y alturas en función del nivel del deportista”, añade.

 

¿Quieres ser el rey o la reina de la pista de pádel? Cuenta con uno de nuestros profesionales de este deporte y ¡conviértete en el mejor!

padel entrenadores