One body, one life

Natación terapéutica, un eficaz método de rehabilitación

Natación terapéutica se refiere a la práctica de la natación como método de rehabilitación y tratamiento de lesiones.

La natación terapéutica es entendida como aquellos programas de salud que se dirigen tanto a la compensación de las desviaciones de la columna vertebral (escoliosis, hiperlordosis e hipercifosis en niños y adolescentes) como a la compensación de enfermedades y lesiones.

Utiliza el ejercicio y el desplazamiento acuático desde hace más de veinte años como medio complementario de las terapias existentes para la columna. De hecho, lo recomiendan profesionales como traumatólogos, reumatólogos y rehabilitadores.

Aprende cómo mantenerte en forma cuando sufres una lesión en este artículo.

Natación terapéutica: El medio acuático

Referirnos a ella como método de rehabilitación quiere decir que es un programa que utiliza las actividades acuáticas con una finalidad higiénico- preventiva, aprovechando las propiedades físicas del medio acuático.

La propiedad básica es el principio de Arquímedes: en el que todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical igual al peso del fluido que desaloja. El peso aparente de un cuerpo sumergido es igual a su peso real disminuido por el empuje que supone este principio.

En inmersión total, el peso aparente es alrededor del 3% del peso real. Hasta la cadera, el peso aparente es aproximadamente la mitad del peso real. En la inmersión torácica, corresponde a la tercera parte de dicho peso.

La acción hipogravitatoria acuática nos va a proporcionar junto con los ejercicios, grandes beneficios en la mejora de lesiones.

Ventajas del medio acuático

  • Hipogravitatoriedad.
  • Gran movilidad articular y libertad de movimientos.
  • Flotabilidad horizontal.
  • Efecto relajante por la temperatura del agua.
  • Aumento de la circulación periférica.
  • Resistencia de trabajo.
  • Amplia gama de recursos y material auxiliar.
  • Rehabilitación física más temprana.
  • Mayor autoconfianza.

Eso sí, la natación como método de rehabilitación no es realmente natación. No utiliza los cuatro estilos técnicamente  depurados ni un alto nivel de ejecución. Ni tampoco es rehabilitación porque no tiene una orientación diagnóstica ni facultativa.

Es, en realidad, un programa de actividades acuáticas higiénicas que complementan los diferentes tratamientos farmacológicos, ortopédicos y rehabilitadores. Pero antes, aprende a detectar si tu dolor muscular crónico debería preocuparte en este post.

Posibles incidencias en los distintos estilos

El estilo crol puede provocar incidencias sobre la columna. Las alteraciones más frecuentes pueden ser las hiperordosis lumbares y las actitudes cifóticas. Si quieres prevenir estas alteraciones tienes que realizar:

  • Trabajo compensatorio del equilibrio pélvico, estiramiento lumbar, flexores de cadera e isquiotibiales.
  • Fortalecer rotadores externos (supraespinoso infraespinoso y redondo menor) y aproximadores interescapulares (trapecio y romboides).
  • No realizar un excesivo trabajo de piernas con extensión de cuello (cabeza levantada) y hacer la respiración a ambos lados.
  • Evitar los trabajos de brazos con pull-boy o sujeciones a los pies. Situar los flotadores cerca del centro de gravedad y evitar la caída de la cadera.

Por su parte, el estilo espalda puede provocar las mismas incidencias que crol. Por eso, es importante el trabajo de fuerza de los rotadores exrternos y de los aproximadores interescapulares. Con una técnica correcta y hecho de manera simétrica puede prevenir estas alteraciones en la columna.

Las incidencias en el estilo de braza sobre la columna se centran en la escápula y en la columna lumbar. En la brazada predomina la acción del pectoral mayor que puede producir rotación interna del hombro, provocando una gran actitud cifótica. Además, puede producirse un acortamiento de la musculatura anterior del tronco. Para prevenir estas alteraciones, además de los del estilo a crol, es necesario el estiramiento del pectoral.

Ejercicios acuáticos como rehabilitación

Natación terapéutica lumbar uno

Llevar a cabo un desplazamiento ventral mediante el movimiento de las piernas con cinturón de flotación y tabla. Hay que conseguir el estiramiento de la zona lumbar.

 

 

 

Natación terapéutica lumbarHacer un desplazamiento dorsal con la cadera más hundida que los pies. Consiste en estirar la zona lumbar. Aquí tienes otros ejercicios para fortalecer lumbares y prevenir lesiones fuera del agua.

 

 

 

 

Natación terapéutica dorsalDesplazamiento caminando en el agua con una pelota agarrándola por detrás. El objetivo es colocar los hombros en depresión y rotación externa. Trabajo de la zona cervico-dorsal.

 

 

 

Natación terapéutica deporte

alfonso valderrey linares Natación terapéuticaAlfonso Valderrey Linares

Especialista Universitario en Entrenamiento Personal
Colegiado nº 55011