One body, one life

Correr en invierno, ¡que el frío no te pare!

Todos sabemos que cuando llega el invierno nos cuesta salir de casa para hacer deporte. Y más aún, si nuestro gimnasio es al aire libre. Te contamos cómo combatir el frío en tus entrenamientos.

Ante el invierno, tienes dos opciones. Hacerte el perezoso y tomarte el cambio de temperatura como un oso que va a hibernar (lo cual hará que pierdas la forma física que tanto te ha costado conseguir). O también puedes seguir estos consejos:

Sal a correr el primer día de frío

A todos nos apetece quedarnos en casa a leer o ver la TV con la mantita cuando bajan las temperaturas. Pero no se puede tener todo en esta vida.  La mejor manera de quitarse la pereza y aclimatarse es respirar un poquito de frío. Te sentirás bien y te adaptarás mejor para evitar resfriados tempranos. Eso sí, dúchate nada más llegar a casa, sin esperar a quedarte helado

¡Adiós pereza!

Si no te cuesta madrugar, te recomiendo que salgas a correr antes de ir al trabajo. Te espera un amanecer en la ciudad, y es muy reconfortante llegar al trabajo y tener tus deberes hechos. Las otras opciones son después del trabajo, o en el hueco de la comida. No esperes a llegar a casa, puedes llevarte la ropa de entrenar, o si tienes gimnasio puedes ir directamente sin pasar por casa, dejar las cosas dentro y salir a correr a un parque cercano.

Abrígate, ¡pero no te pases!

Si eres muy friolero corriendo, cualquier prenda extra (guantes, gorro, braga, etc), te hará entrar en calor muy rápido en cuanto empieces a correr. Utiliza prendas transpirables. Si eres caluroso llévate lo justo. Aunque los primeros minutos te cueste empezar, luego lo agradecerás. Aquí tienes más información sobre qué ropa elegir.

Teoría de las capas

Lo ideal es que en el running no se utilice algodón porque se va a empapar de sudor, y si vas a hacer series o cambios de ritmo te vas a quedar helado. Por ejemplo, para una temperatura de 10º puedes llevar una camiseta técnica de manga corta debajo de una chaqueta tipo cortavientos (si llueve o hace viento) o tipo polar finito. Si hace mucho más frío, te puedes poner otra camiseta técnica de manga larga debajo del cortavientos.

Empieza a calentar a un ritmo suave

De nada sirve que empecemos el primer kilómetro muy rápido porque tenemos frío. Nos podemos lesionar más fácilmente e iremos con la lengua fuera desde el principio, por lo que será un entrenamiento desagradable. El secreto está en la progresión, ir de menos a más, empezar 1’-1’30” por encima de nuestro ritmo medio. Cuando los músculos estén calentitos (a los 4-5’), subirás el ritmo sin darte cuenta.

Si estás saliendo de un resfriado leve y no tienes fiebre

Abrígate mucho y prueba correr a un ritmo muy suave 15-20’. Esto acelerará el proceso de limpieza de mucosidad en el aparato respiratorio, actuará de manera expectorante y te ayudará a eliminar toxinas. Aparte, te sentirás más vital si llevas mucho tiempo en casa.

Aliméntate correctamente

invierno dieta

 

Para evitar el exceso de pereza es importante comer bien.  La ración extra de hidratos de carbono debemos ponerla conforme al entrenamiento. Intenta no aumentar tu ingesta calórica, ni hincharte a comidas de cuchara contundentes, te harán tener más sueño y pereza. Con una sopa de fideos te puede valer para calentarte y para aguantar bien al día siguiente, sin ser pesado para el estómago.

¿Y si llueve?

A lo mejor no sabes lo reconfortante que puede llegar a ser correr con lluvia. Ten a mano un buen chubasquero y atrévete a salir a correr (importante que sea transpirable porque si no tu propio sudor se condensará y te mojarás igual que si no llevas nada). Cuando llueve, el aire en la ciudad está más limpio que nunca y te oxigenarás mejor. ¡Disfrutarás como un niño bajo la lluvia!

Apúntate pronto a carreras populares

Te ayudará a no perder la motivación si no te gusta correr con frío. Te marcarás objetivos competitivos que harán que salgas a correr con tal de mejorar tu marca, pase lo que pase.

Apúntate a un club o un grupo de corredores

Si no tienes la fuerza de voluntad suficiente con los consejos anteriores, puedes apuntarte a un club de running o atletismo, o un grupo de corredores con un entrenador cualificado que os guíe adecuadamente la progresión, aparte de motivaros adecuadamente y personalizaros el entrenamiento. ¡No habrá margen de error!

¿Quieres que un profesional te guíe en tus entrenamientos?

Quiero mi propio entrenador

“No creas en los milagros, cree en lo ti y en tu esfuerzo”

irene jimenez inviernoIrene Jiménez Garralón

Lda. CC. de la Actividad Física y del Deporte

Entrenadora Nacional de Atletismo. Entrenadora Personal

Especialidad en Adultos y Mayores.