One body, one life

Comenzar a correr, si nunca se te ha dado bien

Comenzar a correr suele ser uno de los propósitos más repetidos tras las campanadas. Sin embargo, si no se hace correctamente, puede ser muy lesivo.

Aunque es muy fácil abrocharse las zapatillas y comenzar a correr, ya que no requiere casi equipamiento, es necesaria una preparación previa antes de salir a correr. Y es que aun tratándose de una actividad muy intuitiva, necesita técnica. Gracias a eso, se le puede sacar el máximo provecho y, sobre todo, reducir las probabilidades de lesión.

Comenzar a correr: factores a tener en cuenta

La musculatura influye

La masa muscular es esencial para preservar la salud articular y correr de forma eficiente. A mayor fortalecimiento y tono muscular, mejor será nuestra capacidad de amortiguación de las fuerzas de impacto. También retrasaremos la aparición de la fatiga y haremos que el músculo gestione mejor la energía y el consumo de oxígeno

Todo a su tiempo

No queramos empezar haciendo 10 km el primer día. Hay que planificar los comienzos para no sobrepasarnos en el esfuerzo. Comienza con distancias cortas, asumibles. Intenta correr por sensaciones, más que por ritmos o distancias. Si el primer día ves que después de 20 minutos no puedes más, camina y descansa para que al día siguiente puedas volver a rendir al máximo. Poco a poco tu cuerpo ose adaptará al esfuerzo y mejoraras más rápido.

Los descansos importan

A veces, por orgullo o imprudencia, nos marcamos un objetivo de entrenamiento inalcanzable. Un sobreesfuerzo que, aunque sea a un ritmo muy lento, puede generar un mayor impacto en las articulaciones.

Es mucho más eficiente, al comienzo, alternar distancias corriendo con un ritmo algo más alto pero con distancias donde caminemos para recuperar energía. Así, en los periodos de recuperación reduciremos estos impactos articulares

Concentración en todo momento

Es evidente que hay una parte del ejercicio físico que sirve para evadirte y distraerte. Pero si realmente queremos beneficiarnos de la práctica deportiva y, sobre todo evitar lesiones, es interesante que estés pendiente de la técnica.

Observa tu pisada, cómo entra el pie en el suelo, cuánto ruido haces al pisar o la cadencia de la misma. Si ves que se comienza a ralentizar el ritmo en exceso, que el cuerpo se curva o que el ruido al impactar comienza a ser demasiado fuerte, será mejor que pares y camines. O que lo dejes para otro día. Tu cuerpo te está indicando que está muy cansado para realizar bien la técnica.

Con estos pequeños trucos verás cómo comenzar a correr es más sencillo de lo que piensas. Disfruta de sus beneficios y, si todavía te quedan dudas, pide ayuda a un profesional.

comenzar a correr entrenador

 

sergio torralba sales comenzar a correrSergio Torralba Sales

Grado superior en Actividades Fisicas y Deportivas

Especialización en entrenamiento Oclusivo en En-forma

Instructor del método Hipopresivo