One body, one life

Escoliosis y Entrenamiento Físico. Falsos Mitos.

¿Cómo puedo conseguir entrenar sin perjudicar más mi patología y sin sufrir dolor en mi espalda más tarde? ¿Es posible tener escoliosis y poder realizar un programa de musculación? El siguiente artículo presenta la posible vinculación entre la escoliosis y el deporte.

Hoy en día, gran cantidad de amigos, vecinos, e incluso, los primos hermanos por parte de padre de Paquita la del primero B, predicarán que no pueden hacer ejercicio porque tienen ESCOLIOSIS. Pues bien, esto es totalmente falso, y el primer punto que debemos tener en cuenta es estar diagnosticados por un buen profesional, ya que es fundamental diferenciar entre, problemas de espalda, actitud escoliótica y la propia escoliosis.

La Scoliosis Research Society la define como “una curvatura escoliosis 1_optlateral de la columna con rotación de las vértebras dentro de la curva”. La escoliosis idiopática es una patología de origen multifactorial que causa una alteración en la postura corporal. La deformidad es en realidad tridimensional y la magnitud radiológica de la curva debe ser superior a 10 grados según el autor Bruce L. y Cols. 2006.

Aunque La Asociación Americana de Terapia Física, dice que los ejercicios para corregir la ESCOLIOSIS carecen de evidencia científica, si propone la realización de ejercicios que mejoren la flexibilidad y fortalecimiento de los músculos que ayudan posturalmente a la misma.

De hecho, la autora Bertoncelli María Laura Margarita, en su artículo “Rehabilitación por el ejercicio de la escoliosis” comprobó que el 95% de los sujetos que participaron del entrenamiento propuesto por su equipo, redujeron las curvaturas y el 5% restante no las aumentó. Demostrando que un programa de ejercicios posturales puede ser parte del tratamiento y permitirnos así, llevar a cabo con éxito un programa de entrenamiento muscular.

Así pues, lo que se propone hoy en este artículo es un programa de ejercicios complementarios, siempre bajo la supervisión de un profesional, que no corregirán absolutamente la ESCOLIOSIS, pero si aportaran la posibilidad de llevar a cabo un programa de entrenamiento a aquellas personas con ésta patología de la manera más correcta y sana para ellos, y sin sufrir dolor post-entrene.

Sesiones de 60 minutos donde se trabajarán principalmente cinco aspectos (respiración, fuerza, flexibilidad, control postural y equilibrio) mientras se lleva a cabo la rutina de entrenamiento.

  • Respiración: Su finalidad es la de flexibilizar los músculos inspiratorios que tienen mayor tendencia retráctil, y de potenciar los músculos espiratorios que tienden a la laxitud.
  • Entrenamiento de la fuerza: El objetivo del entrenamiento de la fuerza muscular es buscar una adecuada coordinación intramuscular e intermuscular. Entrenando de manera concéntrica los músculos dinámicos, que tienden a la debilidad y de forma excéntrica los tónicos, que tienden al acortamiento.
  • Entrenamiento de la flexibilidad: El principal objetivo de los trabajos de flexibilidad es lograr una adecuada movilidad activa y longitud muscular óptima de los músculos de la estática, mediante estiramiento pasivo y contracción isométrica en posición de estiramiento.
  • Control postural: Para reentrenar la percepción de estática y dinámica, la postura corporal busca reeducar la propiocepción. Primero momento: concientizar la alteración postural. Segundo momento: autocorrección y toma de conciencia de la posición correcta. Tercer momento: Automatizar la posición corregida y patrón correcto de movimiento.
  • Entrenamiento del Equilibrio: Se busca la integración postural correcta mientras se realizan ejercicio de equilibrio sobre superficies estables e inestables en distintas posiciones.

.

sara torrijos

Artículo escrito por Sara Torrijos Cruañes

Técnico Superior en Actividad Física y Deporte y Entrenadora Personal especializada en Rehabilitación

ver perfil sara

 

 

 

 

Deja un comentario