One body, one life

Ejercicio y osteoporosis: claves de la prescripción

Ejercicio y osteoporosis están unidos, ya que el primero es la medida más importante para prevenir y mejorar la segunda.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad muy común. Se caracteriza por una debilidad ósea que conlleva múltiples fracturas vertebrales, en particular la fractura de cadera. De hecho, un 15-20% de los ancianos que se fracturan la cadera fallecen en menos de un año.

La osteoporosis se debe principalmente a la pérdida de masa muscular, la genética, la mala nutrición, el tabaquismo, la edad de menopausia y la inactividad física.

El ejercicio físico es, junto a una dieta equilibrada, la medida más importante para prevenir y mejorar la osteoporosis. El ejercicio físico no solamente aumenta la densidad mineral ósea, sino que también ayuda a prevenir el riesgo de caídas.

Ejercicio y osteoporosis

Para prevenir la osteoporosis, es muy importante realizar ejercicio físico desde muy pequeño con el fin de alcanzar un pico de masa ósea alto con 30 años.

La clave de la prescripción de ejercicio en personas con osteoporosis es ajustar bien la dosis de ejercicio. Es importante no sobrepasar el umbral de lesión y evidentemente superar el umbral de estímulo mínimo que genere adaptaciones.

El ejercicio físico debería componerse principalmente de actividades cardiovasculares soportando el propio peso corporal con impactos (ajustado a las posibilidades individuales y al deterioro óseo) junto a ejercicios de fortalecimiento específicos de la zona afectada. También es importante mejorar el equilibrio para minimizar las posibilidades de caída.

 

quiero mejorar mi salud

 

 

Deja un comentario