One body, one life

Educar a través del deporte. El caso del fútbol

Analizamos cómo influye la familia en el desarrollo de los deportistas, concretamente en el caso del fútbol, dónde observamos, cada vez con más frecuencia, actitudes poco éticas de los padres de los futbolistas.

Cuántas veces en los campos de fútbol, vemos a padres dando instrucciones a sus hijos desde la banda: ¡Sube! ¡Baja! ¡Pásala! ¡Chuta! ¡A ése no se la pases!… Y cuántas veces vemos a jugadores, tras cualquier acción de juego, sea acertada o no, mirar hacia la banda buscando la aprobación del padre. Vemos también, con demasiada frecuencia, llorar a jugadores tras la finalización de un partido pese a la victoria y el buen juego del equipo.

¿En qué se ha convertido este juego? ¿Queremos que nuestros hijos ganen a toda costa sin importar su formación? ¿Cómo podemos motivar a nuestros hijos sin que perjudiquemos su formación y su rendimiento? El deseo de ganar a toda costa, de verse “arriba” en la tabla clasificatoria o de pasar al de delante, ha hecho que se pierda la nobleza y se desnaturalice la competición del fútbol base.

futbol-2

Podemos observar equipos de fútbol 8 que compiten como si fueran “mayores” sin arriesgar en la salida de balón, equipos encerrados atrás para no sufrir en defensa, y donde cada vez que recuperan el balón buscan “tirar hacia delante” para conseguir el tanto lo más rápido posible, jugadores que pierden tiempo fingiendo lesiones, etc. Todas ellas son conductas habituales hoy en día en los campos de fútbol.

Los entrenadores tienden a ponerse medallas porque sus equipos han ganado la liga y ven la victoria su máxima prioridad, pero ¿es esto correcto? Recordemos que estamos trabajando con niños y lo importante es que el equipo se desarrolle tanto personal como futbolísticamente. Es recomendable tener nociones de psicología del deporte, ya que nos ayudará en nuestra tarea como formador.

¿Actúan de forma correcta los familiares del jugador?

Pero vayamos a lo que cada vez es más preocupante, el comportamiento de algunos padres con sus hijos. Los llamados “padres/entrenadores” se colocan en la banda dando instrucciones a sus hijos pensando en que aumentarán su rendimiento y será beneficioso para él, pero ¿estos padres piensan en las instrucciones que les da su entrenador? ¿A quién hace caso el jugador, al padre o al entrenador? Ante este tipo de situaciones normalmente el niño suele fallar más y se suele frustrar mucho, ya que este  se siente evaluado, sabe que después del partido su padre le va a decir los errores que ha cometido o qué es lo que podría haber hecho mejor para tener más rendimiento. ¿Cuáles son las consecuencias? el niño se olvida de disfrutar y pasárselo bien, ya que su única finalidad es contentar a su padre para no llevarse una reprimenda al finalizar el partido, por lo que su motivación poco a poco irá decreciendo.

futbol 3

¿Qué deberían hacer los familiares al finalizar el encuentro?

Los familiares del niño deberían de hacer hincapié en si ha disfrutado del partido, si lo ha pasado bien, transmitirle que ha jugado muy bien, así como utilizar frases para reforzar que se practica ejercicio físico saludable al mismo tiempo que se está formando y educando.

Así pues, el niño no se sentirá presionado y podrá disfrutar y aprender con las consignas del entrenador, que mediante el fútbol, tiene la responsabilidad de educar en valores como la disciplina, el esfuerzo, el compañerismo, el respeto, etc. No debemos olvidar que la finalidad del deporte es disfrutar y pasárselo bien, si esto ocurre, la motivación de los niños será alta y podrá aprender y progresar mucho más.

El trato de los padres con los entrenadores debe de ser cordial, donde el padre debe ayudar al entrenador y viceversa en la formación del niño. En el aspecto deportivo, el entrenador es el que debe tener la responsabilidad. De esta forma se creará un clima agradable para la práctica deportiva, donde los padres entre ellos se llevan bien, no critican a los demás compañeros y entrenadores, animan a todo el equipo y donde el mayor beneficiado sea el niño.

Para concluir y desde mi experiencia pienso que lo principal para que un niño se sienta motivado en el deporte es tratarlo como tal, ayudarle a que siga practicándolo y donde su única finalidad sea disfrutar. Está en nuestras manos ayudar a nuestros hijos a ser buenos deportistas.

¿Compartes esta forma de enfocar el deporte dirigido a los niños? ¿Te gustaría que tus hijos se formaran futbolísticamente a través de estos valores? ¡Contacta con Rubén! es especialista formando a futuros futbolistas profesionales.

Quiero mejorar en un deporte

 

ruben cazallas

-Técnico de fútbol en las categorías inferiores del Valencia CF.

–  Formador de posibles talentos futbolísiticos

– Especialista en tecnificación y perfeccionamiento para niños, jóvenes y adultos.

– Preparador Físico de equipos de fútbol.