One body, one life

21, la clave para el éxito (o fracaso) de una vida sana

Vida sana en solo 21 días. Suena bien, ¿verdad? Pues es el número exacto que necesitas para que esos cambios saludables se conviertan en un hábito.

¿Alguna vez has querido crear un hábito saludable y has pensado que era lo más difícil que habías hecho nunca? En muchas ocasiones te habrás propuesto tener hábitos más sanos, como tomar 2 piezas de fruta al día o practicar deporte diariamente.

Pero tener un hábito significa realizar una acción que ya no requiere un esfuerzo o una gran motivación, porque  ya está automatizado. ¿Y por qué resulta complicado adoptar un hábito nuevo en tu vida? Aquí juega un papel fundamental nuestro cerebro. Elimina el fenómeno ‘es que’ con estos consejos.

Vida sana en 21 días

Según Williams James, un reconocido psicólogo, afirma que el aprendizaje de nuevas destrezas o vivir nuevas experiencias reorganiza tu mapa cerebral. Nuestro cerebro tiene una gran plasticidad cerebral y es moldeable. Nuestro cerebro acepta nuevos hábitos pero no le gusta ceder de inmediato, sino que tienes que darle argumentos.

Así que si educamos a nuestro cerebro a este cambio y lo vamos acostumbrando a base de repetición, la acción se llegará a realizar de forma inconsciente. Y así se convertirá en un hábito. No celebres el día mundial de ir al trabajo en bicicleta un día, sino todos los días.

Por ello, si realizamos de forma consciente y persistente una acción durante cierto tiempo, por ejemplo, hacer 30min de yoga diarios, esta práctica te costará cada vez menos esfuerzo. Hasta que quede asentada como hábito.

Prueba estos hábitos de vida saludables y siéntete mejor contigo mismo.

¿Y durante cuánto tiempo tienes que repetir la actividad para que se transforme en un hábito? Está comprobado que en 21 días nuestra actividad neuronal se modifica. De hecho, es el tiempo que tarda nuestro cerebro en integrar una tarea. Pero te aviso, es importante realizarlo de forma consecutiva sin fallar ningún día.

Si no es así tendrás que volver a comenzar desde el día 1.

4 Trucos que te ayudarán a generar un hábito en 21 días

  1. Tener una gran motivación. Tienes que estar convencido de querer hacerlo y que sea importante para ti. Debe conectarte con algo que realmente te motive.
  2. Tienes que tener muy claro y saber responder a ¿para qué lo hago? Si no, acabarás abandonando porque no le encuentras el sentido. Por ejemplo, si empiezas una dieta sana, comprobarás estos beneficios.
  3. Márcate objetivos realistas. Abarca de uno en uno y aléjate de las posibles tentaciones del camino. Si quieres crear el hábito de practicar running, sería un error comenzar con grandes marcas o esfuerzos por encima de tu nivel físico.
  4. Ten paciencia. Sabes que es cuestión de repetición, de que tu cerebro acaba por ceder y te llevará menos de un mes, ¡sólo es constancia!

Estos consejos te serán muy útiles para instaurar una tarea y que termine siendo un hábito, con la ventaja de que se realizará de forma inconsciente, automática, el esfuerzo ya no será necesario. Pero, ¿y si lo que quieres es dejar atrás un hábito que consideras perjudicial?

Transformar hábitos

Al igual que podemos crear hábitos que no teníamos antes en nuestro día a día, es posible desechar hábitos que consideremos perjudiciales para nosotros. Pero cuidado, el método para quitarnos del medio un mal hábito es diferente al de crearlo.

A nuestro cerebro no le gusta que le digamos “esto no puedes hacerlo”. Así que sería un error querer deshacerte de un mal hábito pensando: “no voy a hacer esto”. La clave está en transformar un hábito por otro. El siguiente ejemplo lo ilustra: si quieres deshacerte del hábito de beber refrescos, que forman parte de estos consejos sobre cómo quitar la celulitis. 

La solución sería: cuando vayas a tomar un refresco lo cambias por: “hoy voy a tomar agua” y al día siguiente “voy a tomar zumo o té”. De esta forma, vas a transformar un hábito en otro, quitando el que quieres deshacerte por otro que quieres adoptar como nuevo hábito.

En definitiva, adoptar un hábito en tu vida es cuestión de tiempo, exactamente 21 días, en el que tu cerebro va a integrarlo. Mientras tanto, será tu tarea estar motivado, ser constante, paciente y, sobre todo, que lo desees con todas tus ganas.

Ahora sabes que instaurar un hábito es posible y lograrlo te llevará aproximadamente 21 días. ¿Te animas a comprobar si la ciencia está en lo cierto? ¡Tienes 21 días!

 

Quiero ponerme en forma

isabel juarez vida sanaIsabel Juárez

Licenciada en Ciencias del Deporte y actividad física
Certified Personal Trainer (NSCA)
Técnico Superior en Coaching Deportivo
Coach Nutricional
Especializada en Ejercicio con patologías