One body, one life

Nevera saludable: lo que no puede faltar

¿Qué debo comprar para tener una nevera saludable? Una pregunta muy recurrente y que a veces parece misión imposible. ¿Quieres saber cómo lograrlo?

¿Cómo tener una nevera saludable?

Tener en casa una nevera saludable con alimentos de verdad y no con comida procesada y publicitada por la industria es posible. No obstante, antes de darte unos consejos útiles para conseguirlo, vamos a tratar tres temas muy importantes.

Solo así conseguirás mantener unos buenos hábitos que se reflejen en una nevera saludable.

El poder de la industria alimentaria

Es curioso que el ser humano es el único animal que no sabe cómo comer.

Hemos perdido todo rasgo de evolución intuitiva y vivimos pensando si éste o aquel alimento será beneficioso para nuestra salud.

Y en gran parte, la industria alimentaria tiene la culpa de esto. Especialmente si tenemos en cuenta que es un negocio.

No, a la industria no le importa tu salud. Debes tener esto claro. Lo que le importa es cuánto puedo recaudar con el menor coste posible.

De hecho, busca obtener el máximo beneficio independientemente de la calidad final del producto.

nevera saludable publicidad

Otros problemas que nos encontramos

Por desgracia, a esa búsqueda de beneficios le tenemos que añadir los siguientes problemas:

  • La publicidad engañosa: desde los años 80 ha sido una constante. En concreto, con la demonización de las grasas (pese a que sabemos que no es cierto), y que sigue empleando día a día. Eslóganes como “bajo en grasas”, “enriquecido con…”, “sin azúcares añadidos” esconden el pobre valor nutricional del producto que estás a punto de comprar.
  • El etiquetado: es curioso cómo leer el etiquetado de un producto ha llegado a ser tan difícil como intentar descifrar un papiro egipcio. Interminables listas de ingredientes, donde la mitad tienen nombres que nunca has escuchado, ni conoces su procedencia. Por no hablar de su utilidad o de los beneficios o riesgos que entreñan para tu salud.
  • Los organismos y medios oficiales: que aún siguen defendiendo una pirámide nutricional arcaica, donde la base de la misma son el pan y harinas. Y donde de nuevo, como consumo muy ocasional, tenemos las grasas sanas como el aceite de oliva. Todo un despropósito que confunde al consumidor que cree a pies juntillas todo aquello que se dice. No es de extrañar que a algunos les resulte tan difícil tener una nevera saludable.
  • Los intereses económicos: como siempre digo, el dinero de unos pocos importa mucho más que la salud de unos muchos. Lo peor de todo esto es que las propias sociedades y organismos de salud pública son los primeros en firmar acuerdos con empresas de productos procesados. Unos productos que acaban teniendo los sellos de estos organismos que los avalan y que sirven para que el consumidor se fíe de ellos. ¿El resultado?: su nevera es un arca de productos altamente procesados y malos para la salud

Más mercado y menos supermercado

Esta frase lo dice todo.

En tu nevera saludable debe haber más productos procedentes de mercados y negocios locales que de la estantería de las grandes superficies. Estos grandes colosos de la alimentación nos ofrecen todo al alcance de nuestra mano. Sin tener que cambiar de lugar.

Nos transmiten el mensaje erróneo de que hay que comprar todo en el mismo sitio. Ya sea un kilo de manzanas, ya sea una botella de lejía.

nevera saludable alimentos frescos

Come comida real

Un término que Carlos Ríos (D-N) ha puesto tan de moda y con tanta razón.

No sabemos diferenciar lo que es comida de lo que no lo es. Llenamos nuestras cestas de la compra de productos ultraprocesados, con edulcorantes, conservantes y aditivos.

Compramos marcas, no alimentos. Y una nevera saludable no puede estar formada por ellos.

Por el contrario, la comida real es aquella que no tiene una lista interminable de ingredientes. Sin etiquetas que tengamos que leer.

Por lo tanto, cocina tu propia comida, compra la materia prima y elige tú como lo vas a procesar en casa.

No caigas en el error de creer que no tienes tiempo y de que la solución a nuestros problemas es la comida ya preparada.

Nos hacen creer que es mejor esperar 20 minutos en un restaurante de comida rápida que prepararte tu comida en casa en el mismo tiempo. Por supuesto, con mejores fuentes de alimentos y donde tú has sido la mano de obra en todo momento. Desde que entras en la cocina hasta que el plato se coloca en la mesa listo para que lo disfrutes.

nevera saludable cocinar

Algunos consejos para tener una nevera saludable

Después de esto, te voy a dar algunos consejos que debes tener en cuenta a la hora de tener una nevera saludable:

  1. Basa tu alimentación en comida real, como hemos comentado. Verduras, frutas, hortalizas, legumbres, frutos secos, etc. En función de tu tipo de alimentación, elige fuentes de proteína de calidad como carnes, pescados, huevos, legumbres, tofu, etc.
  2. Existen alimentos procesados que nos son de gran utilidad. Por ejemplo, un yogur natural sin añadidos, las legumbres envasadas o las conservas de pescado al natural o en aceite de oliva. Aunque son alimentos procesados, pueden formar parte de una dieta sana.
  3. Aléjate de los productos ultraprocesados, una nevera saludable es incompatible con ellos. Algunos de estos productos son galletas, bollería, bebidas y productos lácteos azucarados o las carnes procesadas.
  4. Si eres de los que consume productos lácteos, elige las versiones enteras y sin añadidos como azúcares o conservantes.
  5. Basa tu dieta en verduras, hortalizas, tubérculos y frutas. Estos grupos de alimentos no pueden faltar en tu nevera saludable. Además, con ellos llenarás de color tus platos y obtendrás micronutrientes de calidad.
  6. Consume a diario frutos secos, semillas y aceite de oliva virgen extra. No tengas miedo a las grasas.

Y recuerda:

  1. Elige productos de temporada. De esta manera ahorrarás dinero y estarás optando por un consumo más sostenible y local.
  2. Bebe agua. Es algo que no debe faltar en casa. Intenta no gastar tu dinero en zumos de bote, bebidas azucaradas o botellas de alcohol.
  3. No tengas al enemigo en casa. Toda la comida ‘basura’ que exista en tu despensa acabará siendo ingerida en un momento de aburrimiento o por falta de más opciones.
  4. No te olvides de las especias. Así nunca faltará sabor en tus platos.

Como puedes ver, tener una nevera saludable no es muy difícil ni tampoco caro.

Es más, ¿has pensado cuánto cuesta ese refresco, ese bote de cacao soluble o, porqué no decirlo, ese paquete de tabaco?

No pongas excusas. La comida es tu gasolina principal. Tú eliges con qué quieres funcionar.

Quiero el mejor nutricionista

dario santana dia mundial de la lasañaDarío Santana
Entrenador persnal
Estudiante de Nutrición Humana&Dietética
Real Fitness