One body, one life

Claves para evitar la deshidratación en los deportes de larga duración

Los deportes de larga duración necesitan una mayor atención al tema de la hidratación. O mejor dicho, de la deshidratación. Te contamos cuáles son las claves para evitarla.

Muchos deportistas cuando practican los deportes de larga duración no consiguen rendir al máximo y el motivo por el cual no lo hacen suele ser debido  a la deshidratación. Una falta de líquido en el organismo disminuye el rendimiento deportivo y la capacidad de resistencia hasta un 20%.

Así como estas lesiones deportivas tan frecuentes, que puedes evitar con estos consejos.

Cuando practicamos deporte y realizamos un esfuerzo se activan una serie de mecanismos entre los que se encuentra la evaporación por sudor. Esta sudoración provoca pérdida de líquido, el ritmo cardíaco se acelera y  el corazón empieza a bombear más rápido y fuerte para aportar el oxígeno que necesitamos.

Deportes de larga duración: la importancia de hidratarse

Estar hidratado durante todo el día es muy importante, y más si cabe para los deportistas. Ya que al realizar ejercicio, la pérdida de agua puede ser rápida e ingerir agua es indispensable para todo esfuerzo físico puesto que es fuente de vida. Esencial para la hidratación del cuerpo.

Cuando se realiza ejercicio físico se deben reponer los líquidos perdidos antes de que se produzca algún síntoma de deshidratación. Por pequeña que sea, puede afectar a tu rendimiento e incrementar el riesgo de lesiones. Tiene un impacto negativo sobre la salud y sobre el rendimiento físico.

Además, perjudica la capacidad de realizar tanto esfuerzos de alta intensidad a corto plazo como esfuerzos prolongados. Por ello, es recomendable hidratarse antes, durante y después del entrenamiento. Así como elegir agua de calidad, como la que ofrecen los dispensadores de Easy Water.

  • ANTES: Tomar entre 400 y 600 ml de agua aproximadamente 2h antes del ejercicio.
  • DURANTE: Tomar entre 150 y 250 ml cada 15-20 minutos.
  • DESPUÉS: Ingerir unos 500 ml después del ejercicio. Se recomienda seguir tomando líquidos para mantenerse hidratado, líquidos más fríos (10-15°C) para ayudar a bajar la temperatura corporal.

Si quieres saber más sobre cuánto beber durante el ejercicio no te pierdas este artículo.

Se aconseja alternar el agua con bebidas isotónicas ya que a través del sudor también perdemos minerales y electrolitos. Este tipo de bebidas deportivas nutren al músculo de energía, reponen los electrolitos perdidos y contribuyen a que el organismo absorba mejor el líquido.

Quiero contactar con un profesional

valencia urban training el deporte de larga duracionValencia Urban Trainning

Centro de entrenamiento personal

Rutinas personalizadas

Gimnasia de mantenimiento