One body, one life

Lo que esconden los dulces navideños

Ya está aquí la Navidad y, con ella, un motón de dulces navideños. Turrones, polvorones, mazapanes y bombones llenan nuestras despensas en estas fechas, pero ¿sabes realmente lo de qué estás llenando tu cuerpo con ellos? ¡Te desciframos la información de los etiquetados de los dulces navideños!

Llegamos al supermercado y nos encontramos con él, con ellos, con esos dulces navideños. Están en las estanterías desde hace meses y estarán en muchas casas casi hasta Pascua.

Unos utilizan la excusa de que se los han dado en la cesta de Navidad, otros dicen que es una pena tirarlos y otros compran a montones para disfrutarlos al máximo.

Actualmente encontramos en el mercado gran variedad de dulces navideños, desde el clásico turrón duro y/o blando con su receta tradicional, pasando por las versiones con frutos secos o chocolate, hasta polvorones y mazapanes, bombones de todas las clases y las nuevos productos “sin azúcares”, “sin azúcares añadidos” o “con stevia”. Pero…

¿Qué nos dicen los etiquetados de los dulces navideños?

Dulces navideños: los clásicos

El turrón por excelencia es el Turrón de Jijona y de Alicante, los cuales están velados por el Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas Jijona y Turrón de Alicante.

Concretamente el turrón de Jijona es el llamado turrón blando y el turrón de Alicante se le conoce como el turrón duro. La única diferencia entre ellos es la forma con la que se trata la almendra.

Son productos con denominación de origen y, por tanto, la utilización de las materias primas están reguladas por el artículo 11 del Reglamento 23/04/96 (BOE), el cual dice que “las materias primas empleadas tienen que ser de miel pura de abeja como mínimo en un 10%, debiendo ser el porcentaje mínimo de almendras en los turrones amparados del 64% para el Jijona y del 60% para el Alicante, así como los métodos empleados de elaboración que deben seguir las pautas fijadas en el Reglamento”.

Los turrones de Jijona y de Alicante son una mezcla de 3 ingredientes: almendra, azúcares y miel.

Se tratan de productos con un gran poder energético, ricos en azúcares y grasas vegetales. Aproximadamente, 100g de Jijona contienen 560 Kcal y 100g de Alicante contienen 540 kcal… ¡Una barbaridad!

Sin embargo, esta receta ha variado a lo largo de los años y a día de hoy nos encontramos muchas variedades.

Componentes de los turrones

Por ello, analizaremos los ingredientes de los turrones que nos podemos encontrar en los supermercados hoy en día:

  • Grasas vegetales: la cantidad variará en función del tipo y calidad de producto, pero en la mayoría de ellos procederá de las almendras, principalmente de la variedad Marcona.

Se tratan de alimentos ricos en grasas insaturadas (monoinsaturadas), un tipo de grasas saludables.

Pero si seguimos leyendo los ingredientes probablemente nos encontremos con la grasa de palma, un tipo de grasa saturada que sí que es perjudicial para nuestro organismo.

Poniendo un ejemplo, el turrón blando tienen 9.6g de grasa por 33g (porción individual rectangular).

  • Azúcares: lo veremos en los ingredientes como azúcar, miel o jarabe de glucosa y/o fructosa, entre otros.

Se tratan de azúcares añadidos o libres cuyo consumo excesivo puede derivar en grandes consecuencias en nuestra salud, como el sobrepeso, la obesidad y la diabetes.

Siguiendo con el mismo ejemplo, el turrón blando tiene 14g de azúcar por 33g y recordemos que la OMS (Organización Mundial de la Salud) aconseja hasta un máximo de 25g de azúcar al día. Por tanto si tomáramos dos porciones estaríamos sobrepasando esta cantidad indicada.

  • Proteínas: serán la albúmina y/o clara de huevo
  • Otros ingredientes, en función del sabor y tipo: frutos secos, coco, manteca de cacao, café, leche, frutas, féculas, harinas, gelatina, etc.

dulces navidenos turron

Dulces navideños: sin azúcares

Pero ¡aquí no acaba todo! Aún tenemos que seguir leyendo el etiquetado porque en letra grande nos dicen: “sin azúcares”, “sin azúcares añadidos” o “con stevia”. ¿Os habéis parado alguna vez a pensar qué significa?

Se trata de declaraciones nutricionales, es decir, cualquier declaración que afirme, sugiera o dé a entender que un alimento posee propiedades nutricionales beneficiosas específicas con motivo del aporte energético que proporciona, en grado reducido o incrementado y/o de los nutrientes u otras sustancias que contiene, en proporciones reducidas o aumentadas.

  • “Sin azúcares”: el producto no contiene más de 0.5g azúcar/100g.

En su lugar utilizan los polialcoholes, edulcorantes como el xilitol, manitol y/o sorbitol que aportan ese sabor dulce pero sin aportar calorías.

Hay que tener cuidado con estos productos porque un consumo abusivo puede producir un efecto laxante (por los polialcoholes).

  • “Sin azúcares añadidos”: durante la elaboración no se ha añadido ningún tipo de monosacáridos (glucosa, fructosa), disacáridos (sacarosa, lactosa) o ni ningún alimento utilizado por sus propiedades edulcorantes.

Si los azúcares estuvieran naturalmente presentes en los alimentos, en el etiquetado deberá figurar la siguiente indicación: «contiene azúcares naturalmente presentes». Pero en muchas ocasiones, esta declaración va seguido de la frase “con stevia”.

La stevia es un edulcorante acalórico y que da sabor dulce, muy empleado en muchos chocolates. Sin embargo, si nos fijamos en los ingredientes pone “glucósido de steviol (0.0…%)” y… ¡está escrito al final!

Dulces navideños: polvorones y bombones

Si nos centramos ahora en los polvorones, nutricionalmente hablando, son todavía menos saludables.

¿Por qué? Porque, además de presentar azúcar, harina de trigo y almendras en su composición como ingredientes principales, también está elaborados con manteca de cerdo; un tipo de grasa saturada, que al ser de origen animal, contiene colesterol.

Cada porción individual de polvorón tiene 18.15g de grasa y 13g de azúcares. No obstante, como pasa con los turrones, el valor nutricional puede variar en función del tipo de producto y de la marca.

Y mucho cuidado con algunos tradicionales ya que tienen grasas totalmente o parcialmente hidrogenadas, un tipo de grasa que está estrechamente relacionado con las enfermedades cardiovasculares.

Si sois más de bombones, seguir prestando atención a los ingredientes, esconden mucha información importante para decidir si consumirlo o no.

Cada bombón aporta 13.6g de azúcar… ¡un solo bombón!, además que tienen más tipos de azúcares y grasa de palma.

dulces navidenos bombones

Dulces navideños: cuáles comer

Y ahora os preguntaréis: ¿Cuál como? ¿Hay alguno que sea saludable?

Es importante insistir que se tratan de alimentos altamente calóricos, con gran contenido en azúcares añadidos y grasas.

Como dietista-nutricionistas aconsejamos que su consumo se deje para las comidas y cenas señaladas.

No convirtáis vuestra despensa en una estantería repleta de dulces.

Pensar en vuestro objetivo nutricional y deportivo.

Y, por supuesto, ¡disfrutarlos en compañía con moderación y sentido común!

 

Acabar la Navidad sin engordar es todo un reto, lo sabemos, así que aquí te dejamos 10 pasos para adelgazar después de las navidades.

Empieza el año combiando de hábitos con la ayuda de uno de nuestros profesionales.

 

dulces navidenos profesional

 

dulces navidenos nuttraliaNUTTRALIA es una empresa dedicada a educar en el ámbito de la alimentación, dietética y nutrición, tanto a nivel individual como colectivo, con el objetivo de mejorar los hábitos alimentarios de las personas y alcanzar un estado nutricional óptimo.