One body, one life

La siesta, esa maravillosa (y saludable) costumbre

¿Qué hay mejor que una buena siesta después de comer?. Pues saber que, además de descansar, te va a proporcionar beneficios. Te contamos cuáles.

Dormir forma parte de los grandes placeres de la vida. Y la siesta, por tanto, es una forma de alargar ese momento de felicidad que termina con el despertador todas las mañanas.

Ese ‘ratito más’ que nos pide el cuerpo antes del trabajo pasa a convertirse en un placentero y corto sueño a media tarde. Si tienes la suerte de poder hacerlo. Pero eso no es lo mejor. Cuando se trata de siestas, la ciencia nos apoya.

¿Cómo de larga debe ser la siesta?

Según un estudio financiado por la NASA. La siesta perfecta debería durar 25,8 minutos, los suficientes como para desconectar. Es decir, darnos un respiro y no caer en un sueño demasiado profundo que, por el contrario, podría provocarnos una sensación de mayor cansancio al despertar. En vez de ayudar a reducir la fatiga.

Previene enfermedades cardiovasculares

“Si usted puede dormir siesta, no lo dude, hágalo”. Un estudio realizado conjuntamente por Harvard School of Public Health (HSPH) y the University of Athens Medical School (UAMS) en Grecia. Concluye con esta recomendación que dormir siesta podría disminuir el riesgo de muerte por enfermedades coronarias hasta en un 37%.

Eso sí, los expertos advertían que para notar ese efecto, deberían echarse esas ‘cabezaditas’, como mínimo, tres veces por semana durante, al menos, media hora. ¿Por qué?. Porque dormir rebaja los niveles de estrés, causa directamente relacionada con estas afecciones.

En este sentido, de entre los 9.569 hombres y las 14.112 mujeres que participaron, los que notaron en mayor medida estos beneficios fueron aquellos los que, durante el experimento, se encontraban trabajando. Y sí, también más estresados.

La solución si has trasnochado

Media hora de siesta podría acabar con los efectos negativos de la falta de sueño. Esta ha sido la conclusión de un estudio de la Universite Paris Descartes-Sorbonne Paris Cite, en Francia. El líder de la investigación, Brice Faraut, explicó que lo comprobaron tras restringir las horas de descanso a once hombres jóvenes (de entre 25 y 32 años). Tras observar las consecuencias repitio el proceso pero permitiéndoles dormir, al día siguiente, dos siestas de 30 minutos.

Mientras que en la primera prueba, tanto la proteína interleucina 6. Encargada de combatir los virus. Como la hormona del estrés, aparecían alteradas, después de esa media hora de descanso, ambas volvieron a sus valores normales.

La importancia del sueño

El descanso no solo es esencial para el correcto funcionamiento de nuestro sistema hormonal. Sino que influye de manera determinante en nuestra salud,nuestro estado de ánimo e incluso nuestro peso.

En este sentido, los estudios consideran que dormir menos de 7 horas está relacionado con enfermedades como la obesidad y la diabetes. De hecho, hay investigaciones que señalan que las personas que no descansan lo suficiente tienen más hambre, una dieta más pobre, alta en alimentos procesados, y tendencia a acumular grasa.

¿Tienes problemas de sueño? No te pierdas estos consejos para dormir. O si lo prefieres, la meditación para dormir puede ayudarte a facilitar el descanso aprovechando, además, todos sus beneficios.

¿Sabías que hacer ejercicio también te ayuda? Te recomendamos hacerlo supervisado por un profesional para mejorar tus horas de sueño y sentirte mejor:

Quiero contactar con un profesional

Deja un comentario