One body, one life

Gimnasio en la oficina I: todo ventajas

Sin desplazamientos, económico y divertido. Si no tienes tiempo para apuntarte a un gimnasio, ¿por qué no montar uno en la oficina?

Los trabajos son, en su mayoría, de oficina: puestos sedentarios que cada vez requieren menos esfuerzo físico. Y esta situación, a largo plazo, acaba teniendo consecuencias: bajas laborales por problemas de espalda, estrés, enfermedades metabólicas, etc. De ahí que  haya empresas que, preocupadas por la salud de sus empleados, se planteen incorporar programas de ejercicio para sus trabajadores. Por eso, ¿por qué no montar un pequeño gimnasio funcional en la oficina?. En empresas con alto nivel de estrés, la frustración puede bajar la productividad. Pero con estas medidas, se promueve que funcionen a pleno rendimiento tras haber aliviado esa tensión. Es más, se ha demostrado que las empresas que implementan programas fitness ahorran dinero y aumentan su productividad.

El tiempo deja de ser un problema

Al tener el gimnasio en el propio centro, los trabajadores no tendrán excusa para no asistir. Ya sea antes de entrar a trabajar, a la hora de la comida o después de la jornada de trabajo. Siempre habrá un momento disponible para dedicarlo a la actividad física, y sin perder el tiempo en desplazamientos. Hacer más fácil a los trabajadores encontrar tiempo para entrenar y mejorar su salud y bienestar, puede tener un beneficio positivo para tu empresa a nivel de productividad y reducción de bajas laborales. En empresas con alto nivel de estrés, la frustración puede bajar la productividad, pero dándoles un respiro a los trabajadores mediante la ejercitación permites que funcionen a pleno rendimiento tras aliviar esta tensión. Se ha demostrado que las empresas que implementan programas fitness ahorran dinero y aumenten su productividad.

Mejor con la ayuda de un profesional

Facilitar clases dirigidas a los empleados es una forma de hacer la clase amena y divertida. Además, se evita el riesgo de lesiones y permite adaptar los ejercicios al nivel de los empleados.

Económico

No hay cuotas que impidan a los trabajadores asistir al centro, ni gastos de transporte o aparcamiento.

Sin pereza

Pocas personas tienen energía tras un largo día de trabajo para ir al gimnasio a entrenar, por eso cada vez más empresas encuentran atractivo establecer un gimnasio dentro de sus instalaciones. Ejercitarse en la empresa es una victoria segura puesto que reduce el estrés y aumenta la productividad laboral. Si los empleados están demasiado cansados para ir al gimnasio, ¿por qué no traer el gimnasio a la oficina? Los programas de fitness y bienestar dentro de ella pueden animar a más gente a permanecer activos y mejorar su salud.

Compañerismo

El hecho de entrenar en grupo, no solo ayuda a construir lazos sociales más fuertes, sino que también sirve de apoyo a aquellas personas que no se sienten muy confiadas en la consecución de su objetivo.

Quiero estar en forma

Estudio-D Valenciaestudio d valencia oficina

Valencia