One body, one life

Gimnasio en la oficina II: equipamiento básico

Si desde la oficina no puedes ir al gimnasio, el gimnasio puede ir a la oficina. Este es el equipamiento básico que debes tener para conseguirlo.

No es necesario invertir millones de euros para poner un gimnasio en el trabajo. En muchos casos, solo son necesarios  unos 10.000 euros para conseguir el equipamiento para construir uno pequeño en la oficina. Además, no hay que preocuparse mucho del coste. Ya que los beneficios no tardarán en notarse cuando los trabajadores acudan al trabajo más en forma, felices y de mejor humor, resultando mucho más productivos.

Lo primero que hay que tener claro es el espacio que se va a destinar al gimnasio corporativo. Que irá también en función de la capacidad  y número de trabajadores. No será una instalación de las mismas dimensiones para una empresa familiar de 5 trabajadores que para una de 50 empleados. En el caso de la primera, con 30 metros cuadrados será más que suficiente. Pero la otra necesitará, al menos, 300 metros. Y además de eso, es importante que esté bien iluminado y ventilado.

Aparatos funcionales, la solución ‘anti-gasto’

La aparición de nuevos materiales llamados funcionales, permiten que, por un coste mucho menor que un aparato de fuerza clásico, se pueda realizar un entrenamiento de cuerpo completo y con una necesidad de espacio mucho menor. Materiales como los utilizados en el entrenamiento en suspensión, pesas rusas, elásticos, bolsas de arena y este tipo de herramientas son perfectos para que, sin una gran inversión, se pueda trabajar el cuerpo de manera global. El único inconveniente es que su uso no es intuitivo. Es decir, o te enseñan a utilizarlo, o es muy difícil aprender a usarlo convenientemente de forma autónoma. Por eso, requiere la inversión en  un profesional que enseñe a los empleados su uso durante las primeras sesiones.

Para el entrenamiento aeróbico, las opciones más interesantes son aquellas que no precisan de corriente eléctrica para su funcionamiento. Lo que igualmente permite ahorrar en costes tanto en su instalación (ya que no hay que instalar fuente eléctrica) como en electricidad. Y en este sentido, ya existen cintas de correr, bicicletas o remos que funcionan con una pila para poder leer los datos en el ‘display’. Pero no precisan de corriente para su funcionamiento. También el ‘step’ es un buen recurso para este tipo de entrenamiento aeróbico, y muy económico, aunque en cuanto a eso, los supera la cuerda de saltar. Pero hay que tener en cuenta que con los saltos es muy difícil controlar la intensidad.

Entrenar con tu propio peso

Los entrenamientos funcionales son muy útiles para ponerse en forma y trabajar con intensidad de manera económica. Pero de nuevo, el problema es que los ejercicios deben ser guiados por un profesional para prevenir lesiones y malas posturas.

Con el tipo de material mencionado hasta ahora. Por algo más de 2.000 euros podemos mantener hasta 20 personas entrenando a la vez. En muy poco espacio y con equipamiento fácil de manejar.

Una vez construido y ubicado el equipamiento, sería recomendable aclimatar un lugar para los vestuarios. Y recordar mantenerlo limpio y en buenas condiciones higiénicas, para lo que proveerlo con material de limpieza y desinfección. El mantenimiento de la instalación suele ser uno de los aspectos más descuidados de los gimnasios de oficina.

Quiero ayuda de un profesional

 

 

estudio d valencia equipamientoEstudio-D Valencia