One body, one life

Los cinco fallos que frenan tus progresos

El fitness continúa siendo un mundo lleno de mitos y fallos que pueden frustrar tus progresos. Te desvelamos cuáles son los más comunes para no volver a caer en ellos.

Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. Ninguna persona interesada en el fitness se salva de haber cometido, al menos en sus comienzos, alguno de estos fallos. Y es que el exceso de información (poco contrastada) que se mueve a través de las redes sociales sobre cuestiones relacionadas con la ‘healthy life’ han acabado generando el efecto contrario: un concepto totalmente equivocado de lo que es una vida activa y saludable. Estos son los errores más comunes.

1. Falta de planificación

Aunque parezca algo obvio, tener planificado cómo será la dieta y el entrenamiento del mes nos ayuda a organizarnos y, sobre todo, a no perder el rumbo y lograr los objetivos que nos habíamos planteado en un  principio.

2. No comprobar los progresos

Sea cual sea tu objetivo, debes medir tu progreso hacía él. De lo contrario no sabes si vas por el buen camino y será difícil que estés muy motivado. Para ello, puedes utilizar distintos métodos en función de lo que quieras conseguir: si es estético, mediante un control de las medidas, o con imágenes del antes y el después (mucho más fiables que la báscula). Y si es a nivel de rendimiento, apuntar los pesos o los tiempos siempre será de gran ayuda para saber si realmente has mejorado.

3. Buscar el camino fácil

En el fitness no hay una vía más rápida que la que ya te han contado: dieta, descanso y ejercicio. De hecho, recurrir a productos o medidas milagro solo te alejará más aún de tus objetivos.  No hay misterios, sólo hay falta de voluntad y constancia. La fórmula milagrosa ya ha sido descubierta. Muévete durante el día, haz ejercicio, come saludable y sé paciente.

4. Creer que una hora al día es suficiente

Una vida saludable no se reduce a ir al gimnasio un par de veces por semana. Ni si quiera una vez al día. Por eso, para considerar que mantenemos un estilo de vida sano y activo es necesario intentar, en la medida de lo posible, evitar el transporte público, los ascensores y todo aquello que nos aleje de lo verdaderamente natural para el ser humano, que es moverse.

5. No valorarse a uno mismo

Cada organismo reacciona y se adapta de forma diferente al ejercicio, por lo que jamás lograremos nuestros objetivos si no empezamos, primero, por establecerlos en función de nuestro propio cuerpo. La competencia debe ser con nosotros mismos, para lograr nuestra mejor versión.
Quiero conseguir mis objetivos