One body, one life

Dieta macrobiótica, todo lo que no te habían contado

Dieta macrobiótica, ¿de verdad funciona??Es recomendable? En este artículo analizamos al detalle todo lo que tiene que ver con esta corriente alimentaria.

¿Son malas todas las modas? El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define “moda” como “Uso , modo o costumbre que está en boga durante algún tiempo, o en determinado país”.  Ateniéndonos a ello podemos afirmar que no. No porque sea una moda es menos saludable ni está menos demostrado.

Por eso, en este post responderemos al artículo sobre dieta macrobiótica publicado en el País el pasado 23 de octubre. Porque una dieta de moda no tiene por qué ser mala pero hay que reclutar los argumentos para demostrarlo.

Todo ello, por supuesto, lo hacemos desde nuestra óptica de cirujanas digestivas, que tratamos diariamente a pacientes con cáncer y por ello estamos muy implicadas en investigar sobre la influencia de la dieta en la prevención de enfermedades. Es decir, desde un punto de vista de medicina basada en la evidencia.

Puedes leer más aquí sobre las dietas rápidas para adelgazar.

Dieta macrobiótica vs dieta mediterránea

En primer lugar, la dieta mediterránea fue definida en el Estudio Predimed junto a su influencia en el desarrollo de eventos cardiovasculares como suplementada por aceite de oliva y frutos secos.

Además, en este estudio, aunque no estaba inicialmente diseñado  para analizar su influencia en el desarrollo de diabetes y cáncer, se observó también un efecto protector sobre estas enfermedades.

dieta macrobiotica batido

En segundo lugar, cabe reseñar que ya se han realizado ensayos clínicos que reflejan el beneficio de la dieta macrobiótica en pacientes con cáncer. Sobre todo en pacientes con cáncer de mama. Y aunque no se especifica tan detalladamente como el estudio Predimed en qué consiste la dieta, sí queda bien reflejado que dicha dieta se basa en vegetales, cereales integrales y legumbres.

Es decir, que se evitan azúcares simples y proteínas animales que provengan de la carne y de los lácteos. En estos estudios, al instruir a las pacientes a llevar una dieta macrobiótica se evitó la ganancia ponderal durante el tratamiento con quimioterapia adyuvante, reduciendo la incidencia de recidiva.

Está demostrado que las pacientes que aumentan de peso durante el tratamiento tienen más riesgo de volver a enfermar.

Coinciden en su base y limitaciones

Asimismo, existen recomendaciones dietéticas para evitar factores de riesgo para el desarrollo de tumores, basadas en la ingesta en frutas y vegetales, cereales integrales y legumbres… Limitando los alimentos muy calóricos (ricos en grasas de mala calidad, azúcares y sal), las carnes rojas. Además, evitando las bebidas azucaradas y las carnes manipuladas.

Casualmente dichas recomendaciones siguen los mismos principios de la dieta macrobiótica. Y coinciden con los estudios señalados anteriormente y que dan soporte a su validez científica.

Dietas milagro

Para finalizar, queremos recalcar que efectivamente las “dietas milagro” no existen. Cada dieta tiene unos potenciales y unas carencias, así como cada individuo unas necesidades y un metabolismo distinto. Por ello, no hay una dieta ideal para todos.

Dietas complementarias

Sin embargo, sí hay indudables hábitos de vida saludables que incluyen todas las dietas desprestigiadas en su artículo.

Pensamos que las mal llamadas “terapias alternativas” (mejor sería llamarlas complementarias), que incluyen la dieta y el ejercicio físico, tiene un importante papel en el desarrollo de enfermedades. Y así es como se está demostrando en publicaciones recientes.

Por tanto, afirmar que estas medidas exponen a un mayor riesgo de mortalidad sin apoyarlo en ninguna evidencia científica y sin especificar cuáles de ellas… Podría sembrar la duda y hacer mella en la educación de la población en cuanto a hábitos saludables.

Medicina integrativa

Debemos, tanto profesionales como población en general, defender una Medicina Integrativa.

Es decir, que enfoque el tratamiento de las enfermedades desde diferentes campos de actuación, ya que la mayoría del origen de las enfermedades es multifactorial.

En definitiva, tal y como apuntábamos al comienzo, recalcamos que no es lícito intentar desprestigiar una dieta porque esté de moda. Y sí, es cierto que actualmente existe una tendencia a cuidarse con la alimentación y el ejercicio. Pero insistimos en que los conceptos “moda” y “salud” no tienen que estar enfrentados.

El futuro es Medicina Integrativa, y la dieta y el ejercicio físico tienen un importantísimo papel, hagamos educación de la población, todos somos responsables.

Quiero unos hábitos alimentarios saludables

 

Tatiana Belda Ibáñez                                       Concepción Gómez Gavara

Cirujana Digestiva HBP                                         Cirujana HPB y Trasplante

Alcoy-Alicante                                                          Barcelona-España