One body, one life

Los deportistas semi-profesionales también necesitan un entrenador

Un entrenador no solo te enseña. También te acompaña y te prepara para dar lo mejor de ti. Por eso no importa si eres un deportista ‘amateur’ o uno semi-profesional. Siempre será útil su ayuda para seguir progresando.

¿Eres un deportista semi-profesional?

“Tengo 20 años, estudio la carrera de Administración y Dirección de Empresas, y el baloncesto es el 90% de mi vida”. Así comienza explicando uno de los clientes de Entrenarme. Jugador semi-profesional de baloncesto, que recurrió a nosotros buscando un entrenador personal.

Aunque siempre se ha considerado una persona deportista en general, su pasión es el baloncesto: “Llevo practicándolo 12 años de mi vida y dedicándole una media de 10 horas semanales. Esfuerzo que me ayudó a formar parte de la selección vizcaína y vasca en varias categorías consecutivas. Hoy en día, juego a nivel semi-profesional en la 3º categoría del baloncesto femenino, Primera División Nacional”.

Pero ya no lo hace sola. Desde que escuchó hablar sobre todo lo que un entrenador personal le podía ofrecer, lo tuvo claro. “Cuando llegan los meses de mayo y junio y finaliza la temporada de baloncesto es difícil mantener el alto ritmo y nivel de entrenamiento que hacemos a lo largo del año, y más si eres una persona con poca fuerza de voluntad y muy perezosa como yo. Mi entrenador personal es Sergio Iglesias López y entreno en el gimnasio MENS SANA”.

¿Y qué ha conseguido?

Un entrenador que le ofrece una gran variedad de entrenamientos y motivación constante. “Saber que conseguiría unos entrenamientos detallados y preparados entre los dos, que además aportarían grandes beneficios tanto a mi juego como a mi cuerpo.

Hicieron que me decantara por sus servicios”, reconoce. “Cuando finalizó el verano estaba tan satisfecha por los resultados conseguidos hasta el momento que decidí continuar siendo su aprendiz (y sí, digo aprendiz porque aprendo mucho con él)”.

Es la mejor forma de cumplir con los objetivos. En su caso, ganar fuerza y agilidad. “Estoy consiguiéndolo, o al menos yo me noto mucho mejor que cuando empezamos con los entrenamientos”.

Sobre esto, asegura que estos se han basado en TRX y métodos funcionales, con una dieta flexible en la que únicamente ha incluído más alimentos saludables, sustituyendo los almuerzos y meriendas por piezas de fruta. ¿Sabías que un exceso de hidratación, sobre todo en deportistas, puede provocar hiponatremia?

“Durante los entrenamientos me siento realmente motivada, los ánimos de mi entrenador me ayudan a seguir y poder terminar cada ejercicio. Una vez acabado me siento muy realizada y contenta conmigo misma, consigue que me sienta más activa. Aunque he de confesar que en el instante en el que dice ¡Fin por hoy! No puedo ni con las pestañas”.

¿Tú también quieres la ayuda de un profesional?

Quiero un entrenador personal