One body, one life

Avena: cinco beneficios que no conocías

La avena es, junto al arroz con pollo, el ingrediente más popular en los gimnasios. Y razones no le faltan para haberse ganado el primer puesto en el ranking de desayunos.

De la avena se ha escrito mucho. Y es que es uno de esos alimentos que evolucionó de ser una moda pasajera o alimento de temporada en un herbolario recóndito. A convertirse en un alimento disponible (y demandado) durante todo el año y en todos los supermercados. ¿Por qué? Porque se trata de uno de esos ‘superalimentos’ que deberían formar parte de nuestra alimentación, y más si hacemos deporte. Estos son los cinco beneficios que el entrenador Jorge Batzán Gutiérrez nos revela sobre ella, y un truco para elegir la mejor.

Beneficios de la avena

Fuente de fibra

La principal ventaja y el motivo primario por el cual lo aconsejo a la mayoría de clientes es por su gran aporte de fibra soluble e insoluble respecto a los cereales más procesados y altamente azucarados. Algo que, además, colabora a mantener una regularidad adecuada yendo al baño evitando la clásica astringencia que provocan los cambios en la alimentación.

Poder saciante

Junto a lo anterior, su aporte de fibra tiene como consecuencia que la avena adquiera un alto poder saciante y regulador de la función gastrointestinal. Ayuda a no tener hambre en las dietas con objetivo pérdida de peso.

Sin sabor

Sí, esta también es una ventaja. “Un gran beneficio es que no sabe a nada. Cuando dejamos de consumir los alimentos más procesados nos damos cuenta que son alimentos muy dulces, o muy salados, o con sabores realmente potentes. Cuando la comida de verdad, la menos procesada, tiene sabores más discretos más asumibles para las personas que no le gustan muchos alimentos”, dice el experto. “El pesimista diría no sabe a nada, para qué tomarlo. Pero yo pienso que es estupendo, porque se trata de un alimento saludable, y con un sabor que no desagrada a la mayoría de los que lo prueban”, añade.

Fácil de combinar

“La avena es el nuevo negro: Combina con todo“, bromea Batzán. La puedes añadir a zumo de naranja natural con pulpa para que la entrada de azúcar al torrente sanguíneo sea más secuencial y sacie más. Y también la puedes tomar con café recién hecho. Para que con el calor se ablande más y coja más volumen por estar medio cocida. La puedes cocer del todo con agua caliente y tomarla en formato de gachas, o se puede moler y hacer tortitas integrales con harina de avena y huevo. Puede añadirse a lácteos como batidos, yogures, leche o queso batido. Aumentando la saciedad y proporcionando algo de lo que los lácteos carecen: fibra vegetal insoluble. En definitiva, ¡hay cientos de posibilidades!

Como la fruta, mejor entera

De esta forma, el propio proceso digestivo no solo nos quita el hambre sino que gaste energía extra en su digestión. Si su procesado lo realiza una batidora no tiene tantos beneficios respecto a otras fuentes de hidratos de carbono de origen cereal.

El truco de Jorge Batzán

En muchas tiendas de suplementos venden una mezcla ya preparada de batidos de proteína en polvo junto a copos de avena. En mi opinión, no merece la pena económicamente. Dado que 0,5-1 kilogramos de avena ronda el euro y medio, y el batido de proteína que llevan estos conglomerados es generalmente concentrado (no aislado, no hidrolizado) que ronda un precio parecido.  Hacértleo tú mismo te cuesta la mitad (o menos). Y además puedes elegir el sabor y calidad tanto de la proteína como de la avena (suave o no).

¿Quieres seguir una dieta sana y equilibrada? Los mejores nutricionistas te ayudan a ello:

Quiero comer sano

Jorge Baztán Gutiérrezavena

Entrenador personal

Nutricionista en Dietafarma

Farmaceútico

Deja un comentario