One body, one life

Alimentos que estropean tu dieta sin que te des cuenta

Alimentos que estropean tu dieta sin que te des cuenta, o incluso pensando que te benefician. ¡No te dejes engañar por ellos!

Muchos creen que por comer brócoli y té verde están comiendo de forma sana. Hoy mismo un amigo me decía que, si de algo se tenía que morir, no sería por comer pan de molde. Y no, no vamos a morir por consumir un producto insano esporádicamente.

Sin embargo, sí que nos va a afectar el consumo habitual de productos que, probablemente, ni deberían existir. En la educación alimenticia esta nuestra capacidad para elegir los alimentos adecuados y que los niños aprendan hábitos correctos desde pequeños.

Tenemos que convertirnos en ‘expertos en alimentación’, ya que no sirve la información que recibimos de la industria alimentaria. Lee etiquetas, consulta a profesionales y aprende a diferenciar entre productos y comida real.

No se trata de llevar una dieta equilibrada, sino una dieta saludable. Como explicamos aquí, ¡no es lo mismo!

Alimentos que estropean una dieta saludable

Las galletas de desayuno

Suelen tener unas 400/500 kcal por cada 100 gramos. Pero esto no es lo peor. Sus ingredientes son aceites vegetales refinados y azúcar.

El azúcar es un buen conservante, mejora el sabor y es muy barato para la industria. Pero la respuesta que provoca en el organismo y el aumento de los casos de diabetes son el indicativo de que su consumo no es apropiado.

Prepara unas galletas caseras en casa incluyendo frutas de temporada y evitando azúcar.

Zumos Envasados

Un producto que no debemos consumir. Debemos hidratarnos con agua. Y si queremos zumos, deben ser naturales hechos en casa. El alto contenido en azúcar es el responsable de que los zumos de frutas envasados hayan sido equiparados a los refrescos o bebidas carbonatadas.

Se realizó un experimento en el que los participantes bebieron medio litro de zumo de uva todos los días durante tres meses. Al finalizar este tiempo, los participantes pasaron a tener una creciente resistencia a la insulina y una cintura más grande. Recuerda que la alimentación es clave para reducir la cintura.

“Existe una percepción errónea al respecto de que los zumos de frutas envasados y los batidos son alternativas bajas en azúcar con respecto a las bebidas endulzadas con azúcar”. Afirma Jason Gill, profesor del Instituto de Ciencias Médicas y Cardiovasculares de la Universidad de Glasglow.

Un vaso de zumo de fruta contiene sustancialmente más azúcar que una pieza de fruta. Es más, una de las cualidades positivas que encontramos en la fruta fresca, la fibra, no se encuentra en los zumos envasados. Ni en ningún zumo.

Consume siempre la fruta entera o triturada.

Chocolate

La etiqueta se convertirá en tu mejor aliado. Si el primer ingrediente no es cacao, desconfía. De no ser chocolate negro, con al menos un 70% de cacao, además contendrá mucho azúcar. Aún así debe consumirse con moderación por su aporte calórico.

Miel

Puede ser un gran aliado de una alimentación sana como sustituto del azúcar, pero también su enemigo cuando se utiliza en exceso. Consume mieles lo menos tratadas posible.

Queso ‘light’

Aun siendo menos calórico, sigue presentando elevadas cantidades de grasa saturada. Por este motivo, un consumo ocasional de queso no tiene por qué significar un problema para la salud.

Es mejor elegir opciones como requesón o queso fresco.

Barritas de cereales

Este concurrido ‘snack’ para calmar el hambre entre las comidas puede ser igual de contraproducente que un paquete de golosinas. Y es que, al igual que los cereales de desayuno, contienen grandes cantidades de azúcar por unidad.

Por no hablar de su aporte de grasas trans (culpables del incremento de los niveles de colesterol malo). Este producto en especial lo eliminaría de la dieta de forma permanente.

Cámbialas por un puñado de frutos secos, que además de estos beneficios, proporcionan proteínas y grasas saludables. Unos 60 gr/día sería lo ideal. Te contamos más aquí sobre la trampa de los ‘snacks’ saludables. 

Pan

El pan es un producto para acompañar las comidas. Por tanto, no debería tener gran protagonismo en nuestra dieta. Hay que tener en cuenta que tiene muchas calorías y por lo tanto hay que controlar su consumo.

De consumir pan, lo mejor es que sea casero, a ser posible hecho por nosotros mismos e integral. Esta es la única forma que tenemos de conocer exactamente de que está hecho. Un pan natural tan sólo debería estar hecho a base de masa madre, una buena harina y agua, sin nada más.

Salsas

Las salsas nos invitan a comer más de lo que realmente necesitamos e hiper-estimulan nuestras papilas gustativas. Limítalas a las ocasiones especiales. Preparar tus propias salsas en casa puede ser tu salvación, si no puedes dejarlas.

Edulcorantes artificiales

Los componentes presentes en los edulcorantes artificiales, si se toman durante mucho tiempo, pueden provocar daños cerebrales y problemas con la capacidad cognitiva. A pesar de que aportan muchas menos calorías que el azúcar, a largo plazo las consecuencias son mucho más negativas.

Entre estos ingredientes artificiales también se encuentran los conservantes, los colorantes o los que aportan sabor o textura. Ninguno de ellos le hace ningún bien a nuestro cuerpo y menos a nuestro cerebro.

Si tienes que edulcorar un producto para consumirlo es porque no te gusta. Elige otro o re-aprende su sabor.

La antigua frase de ‘hay que comer de todo’ no es viable. Existen muchos productos que no deberíamos consumir nunca. Casi el 80% de las estanterías del supermercados deberían desaparecer.

Como comentaba anteriormente debemos aprender y seguir aprendiendo sobre alimentación, y ante cualquier duda o necesidad acudir a un profesional titulado.

Disfruta de nuestras promociones

raul gomez Alimentos que estropeanRaúl Gómez @BeFreeTraining

Licenciado en CCAFD

Master en Nutrición Humana

Instructor Nacional de Pilates