One body, one life

Reducir abdomen, por qué no basta con hacer abdominales

Reducir abdomen es uno de los objetivos más complicados de conseguir. De hecho, aún circulan muchos mitos en torno a cómo conseguirlo.

Es bastante frecuente que las personas que tienen grasa abdominal acumulada, piensen que la solución es hacer abdominales para reducir el abdomen con ejercicio localizado. Parece evidente, pero nuestro organismo no funciona con este razonamiento. Forma parte de uno de estos mitos tan frecuentes en el gimnasio que hay que desmontar.

Para empezar, el tan ansiado objetivo de eliminar barriga perdiendo grasa localizada, como explicamos aquí, no es posible. La pérdida de grasa va a darse por otros mecanismos en los que no solo influye el ejercicio, sino más variables.

Reducir abdomen: La dieta

Hacer ejercicio sin dieta no funciona. En cualquier programa para reducir peso graso hay que restringir la ingesta calórica para conseguir un balance energético negativo. Es entonces cuando se produce una pérdida de grasa de manera generalizada, no solo en la región abdominal.

¿Lo mejor? Hacer el cambio de alimentación de manera progresiva. Por ejemplo, eliminando primero los azúcares y el pan. Después, prueba a sustituir los lácteos por productos light o bajos en calorías. Por último, disminuye la ingesta de hidratos aumentando las proteínas.

Una vez que te sientas preparado, organiza menús saludables como estos y termina de dar un giro ‘healthy’ a tu alimentación.

Y no olvides desayunar, uno de los errores es saltarse el desayuno y acabar haciendo de la cena la comida del día más abundante. Puedes probar estos desayunos saciantes y sanos para perder peso.

Ejercicios globales VS ejercicios analíticos

Los ejercicios globales implican una mayor masa muscular lo que produce un incremento en el gasto energético. Por lo tanto, no hay que centrarse tanto en hacer abdominales, sino en desarrollar un programa de ejercicios globales para aumentar ese gasto de calorías.

Puedes probar estos ejercicios de core por niveles para que tu abdomen, además, luzca fuerte y tonificado.

Resultan muy interesantes los ejercicios globales que implican la musculatura del abdomen en su función estabilizadora. Por lo tanto, trata de hacer ejercicios de pie y así implicarás el abdomen en cada uno de los ejercicios. Aunque también el TRX fortalece el core, sobre todo con estos ejercicios.

¡Aquí tienes una rutina exprés fullbody que puedes empezar a hacer desde ya!

reducir abdomen antropometriaTen en cuenta la composición corporal no el peso

La mejor manera de saber si estás reduciendo el abdomen está en el cinturón. Cuando reduces los centímetros del abdomen lo notarás en la ropa.

Un error típico es pesarse a diario. La báscula nos da solo el dato del peso total, sin distinguir entre el peso de la grasa, de los tejidos, los órganos… Al hacer ejercicio es normal que varíe la composición coporal, aún sin bajar barriga.

La antropometría es muy interesante al reducir el abdomen, ya que se mide el pliegue abdominal con un aparato de medición antropométrica: El plicómetro.

Dieta y ejercicio

Para reducir abdomen es fundamental la dieta, el control dietético reduce la ingesta de calorías, consiguiendo el balance energético negativo. El ejercicio sin dieta no es efectivo. Es más, la mayoría de los estudios de ejercicio sin dieta ofrecen un resultado negativo en la pérdida de grasa.

La combinación de ejercicio y dieta sí da un resultado positivo. Además el ejercicio ayuda a regular el apetito. Y por si aún tienes dudas, lo mejor es combinar entrenamiento de fuerza con el aeróbico. Y respecto al primero, utilizar peso libre favorecerá el gasto energético. Son más globales. Puedes introducir el balón medicinal en tu rutina y disfrutar de sus ventajas.

¿Quieres resultados efectivos?

Consigue al mejor entrenador

Aalfonso valderrey linares reducir abdomenlfonso Valderrey Linares

Especialista Universitario en Entrenamiento Personal
Colegiado nº 55011