One body, one life

Los dos ejercicios que (casi) todo el mundo hace mal en el gimnasio

Muchas veces olvidamos que no es el peso, sino la técnica lo más importante a la hora de conseguir resultados.  El entrenador Antonio Romero nos explica cuáles son los dos ejercicios en los que más fallamos.

Hay ejercicios que, aun siendo todo un clásico en los gimnasios, continúan haciéndose mal. Y es que muchas veces nos olvidamos de que es la técnica, y no el peso, ni la velocidad, la que nos va a ayudar a alcanzar nuestros objetivos.

Curl de bíceps

La ejecución del ejercicio, tanto en la fase concéntrica (positiva) como excéntrica (negativa), debemos realizarla con la máxima contracción-estiramiento y con los codos pegados al tronco. En los gimnasios acostumbro ver a gente que utiliza pesos superiores a los que les permite su capacidad. Y por lo tanto, se generan fallos en el movimiento.

En este caso, un exceso de peso obliga a movilizar el codo, inconscientemente, para facilitar la subida del peso en la fase positiva. Por eso una opción es el entrenamiento con gomas para incrementar la tensión mecánica, como explicamos aquí.

El balanceo también es otro de los errores más frecuentes. Junto a la implicación de otros grupos musculares para contrarrestar el exceso de peso. La intervención de la articulación del hombro, así como la del antebrazo es exagerada. Por lo que, debemos bajar el peso y realizar el ejercicio con la máxima contracción y estiramiento para una mayor congestión en el bíceps, tanto para la cabeza larga como para la corta.

De poco sirve hacer una mayor implicación de los músculos auxiliares cuando podemos realizar un mayor aislamiento del músculo que queremos trabajar bajando el peso y controlando en todo momento la ejecución del ejercicio. La cantidad no da calidad, la calidad da la cantidad.

Elevaciones laterales

El deltoides se compone de tres partes. Una parte anterior, una lateral y otra parte posterior. En el culturismo, o en cualquier disciplina del mismo, si se realiza este ejercicio deberíamos ser conscientes de la parte que vamos a trabajar. Para a continuación realizar un aislamiento de esa parte lateral con una retropulsión de los hombros para inhibir lo máximo posible en la ejecución la implicación de la parte más anterior del mismo.

Al realizar la elevación, debemos semiflexionar el codo para no bloquearlo. Y a la par que subimos debemos intentar que este quede por encima de la muñeca. Que a su vez debe girar para que el dedo meñique quede por encima del pulgar. Es como simular que volcamos una jarra de agua.

En la fase negativa no deberíamos llegar hasta la zona lateral de la pierna. Sino parar cuando lleguemos al momento en el que se forme un ángulo de 45º entre el tronco y el brazo. Para, así, no implicar el supraespinoso o músculo “starter” y añadir aún más tensión en el movimiento.

Lo mismo ocurre con otros ejercicios, como el ‘imprescindible’ de la rutina de pecho. ¿Sabías que hay un ejercicio contraindicado que nunca falta en ella?

Y un extra… si te gusta sudar en las clases de spinning, quiezás deberías plantearte invertir en una zapatillas automáticas. Tu workout mejorará rápidamente.

¿Quieres ponerte en forma evitando riesgos innecesarios?. ¿Necesitas que te enseñen a realizar los ejercicios y que te motiven para seguir entrenando?

Quiero el mejor entrenador
antonio romero jimenez ejercicios

Artículo escrito por:

Antonio Romero

Entrenador Personal

 

Deja un comentario