One body, one life

Incentivos laborales: lleva un entrenador personal a tu empresa

La salud afecta de forma muy determinante la productividad de los empleados de una empresa. Uno de los mejores incentivos laborales es la actividad física. Te damos las claves para conseguir un capital humano sano y motivado.

El mundo empresarial está siendo cada vez más consciente de que mejorar la salud laboral es un elemento clave en la productividad. Y que además les puede proporcionar beneficios a través de la mejora de  la reputación empresarial. Claro reflejo de ello es la  Campaña Europea 2016-2017. “Trabajos saludables en cada edad”.  Promovida por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA).

Contar con un capital humano sano y motivado es uno de los activos más importantes para cualquier empresa. Desafortunadamente el stress y los hábitos de vida poco saludables. Como el sedentarismo o la mala alimentación, hacen que salud física y psicológica de los equipos de trabajo se resientan. Aumentando el riesgo de padecer un gran número de enfermedades asociadas a estos factores. Esto es causa de una pérdida de productividad, como consecuencia de un mayor absentismo laboral, un aumento de las bajas por enfermedad y un descenso de la motivación. Los programas de bienestar corporativo son la solución a gran parte de estos problemas.

A nivel económico el retorno de  la inversión en estos incentivos laborales puede llegar hasta 3:1 $ (Baicker, Gutler and Song 2010). De acuerdo con una encuesta de 2013, realizada por KEAS. Empresa líder en el sector de consultoría de  recursos humanos, que trabaja en Estados Unidos con empresas como Pfizer o Salesforce. Los empleados que se incorporan a los programas de salud en el trabajo están tres veces más comprometidos con la empresa y más satisfechos con su empleo. Un empleado que siente  que la empresa se preocupa por su bienestar se siente valorado, reforzando su compromiso con la empresa.

Si la rentabilidad de tener implantados estos incentivos laborales es algo indudable, entonces ¿por qué aún muchas empresas no han implementado de estos programas?. En ocasiones simplemente es porque aún no hay conciencia real de los beneficios que pueden aportar estos programas  a la empresa. Otras veces porque la empresa lo ha intentado pero no ha obtenido los resultados esperados y desiste. En ambos casos la solución pasa por una adecuada promoción de la actividad física y de los hábitos saludables, como puede ser la alimentación.

La actividad física como uno de los incentivos laborales más efectivos

En las empresas que han pasado ya la fase inicial y deciden facilitar la actividad física a sus empleados a veces optan, si disponen de espacio libre, por crear un espacio dentro de la propia empresa para hacer ejercicio. En otras ocasiones es frecuente la oferta de subvenciones o descuentos negociados en centros concertados. Pero estas soluciones no siempre obtienen los resultados deseados al no llegar a gran parte de los interesados potenciales. Por lo que se reduce el impacto de un buen programa de bienestar corporativo. Los motivos suele ser:

  • Organización personal. La agenda personal es variable y necesita mucha flexibilidad de opciones.
  • Las instalaciones de la empresa. O con las que se ha concertado, no siempre son de los gustos y las necesidades individuales de los empleados.
  • Desconectar del lugar de trabajo es importante para algunos empleados que prefieren realizar su ocio en otro lugar que no les recuerde el trabajo.

Aún así puede ser una gran solución para algunas empresas. Para ellas es interesante leer estos artículos:

Gimnasio en la oficina I: todo ventajas

Gimnasio en la oficina II: equipamiento básico

Sin embargo, la solución más eficaz, en cuanto a incentivos laborales se refiere. Es incorporar servicios de entrenamiento personalizado a la empresa. Siendo la externalización  la forma más sencilla. Ya que ofrece siempre la posibilidad de configurar el servicio a la medida de las necesidades de la compañía. Desde qué servicios quiere que se proporcione a quién pagará estos servicios. Si lo hará la propia empresa, el empleado directamente, fórmulas mixtas. Las ventajas más destacables de esta fórmula  para la empresa y para el empleado son:

  • Reducción de costes laborales
    •  Esta demostrado que cuando los empleados gozan de buenos niveles de salud se ausentan menos.
  • Mejora del clima laboral
    • Los empleados sanos gestionan mejor el stress y gozan de mayores niveles de motivación. Con lo que mejora la interacción con los otros miembros de la organización.
  • Diseño del servicio a medida
    • Workshops, seminarios educativos, programas de ejercicio personalizados…
  • Facilita el reclutamiento de talento
    •  Cada vez más colaboradores tienen en cuenta esta ventaja en el entorno laboral al tomar una decisión en sus candidaturas.
  • Mayor ratio de participación
    •  Conseguir asesoramiento personalizado es un aliciente para los empleados, que muchas veces no accederían a este servicio.
  • Costes optimizados
    • Para la empresa. No es imprescindible invertir recursos en equipar un área de fitness. Se paga por lo que se necesita únicamente.
    • Para el empleado. Obtiene más ventajas económicas que si lo contratara de manera personal.
  • Flexibilidad
    • Para la empresa. Puede adaptarse siempre a los cambios que se produzcan en la demanda del servicio.
    • Para el empleado. Se diseña el programa de ejercicio a su medida.
  • Privacidad
    • El servicio se desarrolla en las circunstancias elegidas por el participante ayudándole a sentirse más cómodo y por lo tanto más adherido a la actividad.

No lo dudes. Un  servicio de entrenamiento personalizado es uno de los incentivos laborales que su empresa necesita para aumentar su productividad.

Quiero un entrenador en mi empresa

Artículo escrito por Emilio López Moya.

incentivos laborales emilio lopez moya

– Técnico en Fitness y Entrenamiento personal en Federación Española de Halterofilia

– Especialista en Entrenamiento Personal en American College of Sport Medicine (ACSM)

– Curso de Especialista en Entrenamiento personal en American Council on Exercise