One body, one life

Cuatro consejos básicos para entrenar con kettlebell

Entrenar con kettlebell es muy beneficioso, pero hay que tener en cuenta algunos aspectos para no lesionarnos y sacar el máximo partido a los ejercicios.

El entrenamiento con kettlebell es algo más que un entrenamiento de fuerza con mancuernas, ya que, al contrario que estas, entrenar con kettlebell se puede asemejar más a las acciones que hacemos en nuestro día a día.

Además, su forma nos permite realizar un abanico más amplio de ejercicios y de manera más continuada. No es necesario depositarlo en el suelo para cambiar de un gesto a otro. Por otro lado, es importante utilizarlos de forma adecuada para evitar lesiones y conseguir el resultado deseado en el tiempo adecuado.

Por ello, os dejamos cuatro consejos básicos para que todo esto se cumpla y disfrutemos al máximo de nuestro entrenamiento con kettlebell. ¡Aprende así a armar una rutina de fuerza completa!

Entrenar con kettlebell

  1. Controla la posición de tu cuerpo. Una postura incorrecta es el principal motivo por el que aparecen las lesiones. La espalda debe estar siempre recta, evitando la lordosis lumbar y la cifosis dorsal. También debemos fijarnos en que el peso esté en los talones y que los hombros estén siempre hacia abajo y hacia atrás.
  1. Aprende a hacer el gesto correctamente antes de coger peso: Para esto nos será muy útil trabajar delante de un espejo. Además de seguir los consejos de nuestro entrenador. Es muy importante tener clara la ejecución del ejercicio antes de coger el kettlebell.

Si es un ejercicio complejo, podemos empezar practicando el gesto sin peso. Y después utilizando un kettlebell de poco peso. En la gama de kettlebells de Evergy podemos elegir desde los 4kg hasta los 36kg.

  1. Trabaja con el peso adecuado: a raíz del consejo anterior nos surge este. Es preferible realizar el ejercicio técnicamente bien a con mucho peso. Entrenar y mejorar es un proceso largo, por lo que no debemos tener prisa en aumentar los pesos.
  1. Agarra el kettlebell correctamente. Cuidar nuestras muñecas es imprescindible. Debemos prestar atención a la colocación de la muñeca, que siempre deberá estar recta y nunca flexionada. De esta forma, provocaríamos una hiperextensión y su correspondiente dolor. Y no podríamos seguir entrenando.

Y si quieres algo más aeróbico… ¡Prueba los box jumps ! Te aportarán todos estos beneficios.

Quiero al mejor entrenador

susana alonso dominguez entrenar con kettlebellSusana Alonso Domínguez

Graduado en Ciencias del Deporte

Entrenador Nacional de Atletismo