One body, one life

Entrenamiento funcional con electroestimulación: el core

Entrenamiento funcional con electroestimulación perfecto para ponerse en forma y conseguir los resultados que esperas.

Este será el primero de muchos artículos que escribamos para hablar de una herramienta de trabajo en el ámbito de la actividad física muy útil, con múltiples capacidades de uso. Se trata de la electroestimulación neuromuscular integral (EENM).

Así, podremos descubrir juntos cómo funcionan los chalecos de electroestimulación inalámbrica integral como los de Wiemspro. De las pautas a seguir y de los aspectos a no realizar, para lograr sacar el máximo partido, según el objetivo con el que vayamos a trabajar.

La clave es que los entrenamientos que realicemos siempre tengan un objetivo y una función concreta. Y para ello debemos de modificar los diferentes parámetros a nuestra disposición. Pero antes, descubre aquí si tus objetivos son realistas.

Entrenamiento funcional con electroestimulación: el core

Hoy en concreto vamos a dirigirnos hacia el trabajo de musculatura lumbo-pelvica profunda. También denominada CORE, y aprovechando los beneficios de la EENM. Cuando realizamos este tipo de trabajo debemos de centrarnos en dos cosas:

  • Trabajar la zona lumbo-pelvica en su conjunto, de forma global y funcional. No de manera analítica, aislando una musculo en concreto, ya que de lo que se trata es de que la musculatura lumbo-pelvica trabaje en conjunto. Así conseguimos que sea lo más estable posible.
  • Qué tipo de fibras vamos a trabajar para este objetivo. Así como qué función desempeñan. También tenemos que tener en cuenta en qué medida implicamos al sistema nervioso, siendo progresivos con los desequilibrios e inputs externos para dificultar los ejercicios.

A partir de aquí hay que explicar que la musculatura lumbo-pélvica se compone de musculatura con diferentes características. Músculos como el transverso, los multífidos y  el oblicuo interno se componen mayoritariamente de fibras lentas. Y, al contrario, los erectores espinales, el oblicuo externo y el recto abdominal se encargan más de contracciones rápidas.

Puedes leer aquí todos los beneficios del entrenamiento con electroestimulación.

Tipos de trabajo de core

  1. Función estabilizadora, con hz bajos-medios (máximo 35-40 hz) y co-activación. De esta manera, se crea un impulso en la zona lumbar, dorsal y trapecio bajo, así como en el abdomen. Trabajaremos sobre ejercicios isométricos de anti-movimiento o en énfasis excéntrico, y los tiempos de impulso podrán ser largos (hasta 10 segundos).
  2. Función potenciadora, hz mixtos (max. 50-60 hz), que impliquen el trabajo de ambas fibras, pero con mayores intensidades. Podremos ajustar algo la cronaxia de la musculatura a trabajar, y ampliarla ligeramente como variable para aplicación de mayor carga.

Estas son 4 cosas que deberías saber (y no sabes) sobre el entrenamiento funcional y el core.

En este caso, apicararíamos el impulso sin buscar una co-activación con la musculatura antagonista, dándole énfasis del impulso a la musculatura trabajada (abdomen, lumbar, etc). Podríamos enfocarnos en trabajo de core mas dinámico, rotaciones de tronco con cambios de velocidad en concéntrico/excentrico, un Side-plank en dinámico, o un Bird-dog con sus diferentes adaptaciones.

Quiero ponerme en forma

markel simon entrenamiento funcional con electroestimulacionMarkel Simón

Entrenador Personal

Diplomado en fisioterapia