One body, one life

Descanso activo: cómo aprovechar sus beneficios

Descanso activo es precisamente eso: darse un respiro pero sin quedarse tumbado en el sofá. Pero, ¿sabes si es eso lo que necesitas?

Se habla mucho de nutrición y entrenamiento, pero poco de descanso. Sin embargo, para que los dos primeros sean efectivos, deben ir acompañados de él. De hecho, es durante el descanso cuando el cuerpo se recupera del esfuerzo realizado durante el entrenamiento.

Además, durante el sueño se libera la hormona del crecimiento que produce la síntesis de proteínas y regenera el cerebro.

Es muy probable que se hable poco de este factor porque, evidentemente, el descanso no mueve dinero. Nadie salvo uno mismo se beneficia de sus efectos. Pero, ¿sabías que una siesta de 20 minutos puede ayudarte a recuperar esa falta de sueño? En este sentido, lo ideal sería dormir entre 8 y 9 horas.

Descanso activo: solo si también existe el ‘pasivo’

Antes de empezar a realizar un descanso activo deberías plantearte si descansas lo suficiente a lo largo de la semana. Si crees que no, estos son algunos consejos para dormir mejor.

  1. Evita la exposición a pantallas luminosas, al menos, una hora antes de dormir.
  2. No tomes alcohol ni cafeína por la noche.
  3. No hagas comidas copiosas antes de dormir.
  4. Haz algo relajante cuando se acerque la hora de acostarse
  5. Ve al fisioterapeuta una vez al mes.
  6. Evita el estrés al máximo, ya que es contraproducente para la mejora física.

Descanso Activo: cómo hacerlo

descanso activo foto

Es descanso activo es otra opción de post entrenamiento en la que se realiza una actividad para facilitar la recuperación. Ayuda a bajar la concentración de lactato (deshechos) en sangre, mejora la fuerza en ejercicios posteriores, aumenta la secreción de hormonas Anabólicas…

Para llevarlo a la práctica, la clave es realizar un ejercicio de intensidad media-baja, de una duración de unos 30 minutos. Aunque varía en función del nivel de entrenamiento. Por ejemplo:

  1. Corredores: montar en bicicleta o nadar.
  2. Ciclistas y Nadadores: Correr.
  3. Fitness: Bicicleta estática, remo o elíptica. Otra opción es hacer un entrenamiento de descarga como este. 

La idea siempre será cambiar la rutina para dar una bocanada de aire fresco tanto a la mente como al cuerpo, realizando una actividad diferente. Esto, a su vez, permite mejoras más rápidas que un descanso total, que solo es recomendable en casos de fatiga y sobreentrenamiento.

Solo necesitamos un Entrenador Profesional Cualificado que sepa darnos opciones y ayudarnos a encontrar el método que mejor se adapte a nuestro estilo de vida.

descanso activo entrenador

Raúl Gómezraul gomez descanso activo

Licenciado en CCAFD

Master en Nutrición Humana

Instructor Nacional de Pilates