One body, one life

Cómo ser un buen Personal Trainer

Ser un buen Personal Trainer no es tan fácil como parece. Es más, requiere ciertas cualidades que, sin ser deportivas, también necesitan entrenamiento.

Un Personal Trainer es un profesional del ejercicio físico. Igual que el ‘day trader’ es un profesional de la bolsa y los mercados. Sea cual sea nuestro campo, tendremos que tener la mayor cualificación posible para estar lo suficientemente preparados. En este sentido, el entrenador Aarón Mendoza Quintana explica que el entrenamiento personalizado puede ser útil para cualquier persona sin importar su nivel, experiencia u objetivos, y muy especialmente para aquellos que necesitan una motivación extra para alcanzar sus metas de la forma más segura y eficaz. Es una garantía de atención, salud y efectividad.

Formación, primera clave del éxito de un personal trainer

Pero no una formación cualquiera, sino aquella que la podamos complementar con nuestra filosofía de trabajo, aquella a la que podamos sacarle el mayor rendimiento para nuestros clientes. Cursos, seminarios, charlas, talleres… Eso sí, debemos tener muy buen criterio a la hora de elegir, ya no solo por el contenido del curso en sí, sino por los docentes que lo imparten.

Sobre esto, advierte que los profesionales del sector deben ser competitivos.  La ciencia avanza tan rápido que nunca sabremos si estamos actualizados o no. La competencia (sana) es básica para este sector, ya si no tienes formación y cualidades, tus clientes se irán a la competencia. Y, aunque hay entrenadores personales que basan toda su estrategia en la motivación y la psicología, consiguiendo en muchas ocasiones afianzar a clientes, esto no dará resultado sin un buen planteamiento metodológico. De alguna manera, formación y competencia van de la mano para cualquier entrenador personal, como base de su proyecto.

Profesionalidad

Manejar y desarrollar programas y servicios que amplifiquen el buen trabajo de tu cliente. Aplicar técnicas y ejercicios correctamente, realizar valoración inicial y revisables en el tiempo o  medir los progresos. En la actualidad se valora mucho la tecnología en los centros de entrenamiento personal, como tótems de entrenamiento, aplicaciones o maquinaria nueva. Son acciones clave para realizar tu trabajo de manera correcta y diferenciarte del resto.

Compromiso

No hay que crear falsas expectativas en el cliente. Nuestro compromiso está en ‘te ayudaré a trabajar en la línea correcta’, ‘no te prometo conseguirlo, te prometo trabajar para intentar lograrlo’. Son compromisos realistas que se pueden cumplir.

Empatía y confidencialidad

Nos denominamos entrenadores personales, pero acabamos siendo un confidente para el cliente. Pasamos muchas horas con ellos y al fin y al cabo debemos saber muchos detalles de su día a día para comprender el por qué de su carácter a la hora de entrenar, por lo tanto debemos ser empáticos y comprender sus sentimientos, además de guardarlos como un preciado tesoro.

Educación y seriedad

Es muy importante tener en cuenta que nuestro trabajo es tratar con personas, por lo tanto es muy importante la presencia, la manera de comunicarnos, la puntualidad o la apariencia. Para nuestros clientes somos unos modelos a seguir, y debemos ser muy correctos en estos aspectos, predicando con el ejemplo de una vida saludable.

Motivador y psicólogo

Debemos saber cómo motivar. Reconocer el esfuerzo realizado y premiarlo. Luchar por objetivos realistas y trabajar para alcanzarlos. Hay que formarse bien en psicología deportiva ya que esto es clave en la tarea de fidelización del cliente. Un cliente motivado es un cliente fiel, y para esto debemos desarrollar tareas, que, a veces, van más allá de lo puramente deportivo.

Buen educador

Es un a realidad que la mayoría de nuestros clientes pagan por la adquisición de un servicio y que lo único que esperan son resultados físicos. Pero bajo mi punto de vista, creo que debemos educar al cliente en tres cuestiones fundamentales. ¿Por qué lo hacemos? ¿Cómo la hacemos? ¿Cuándo lo hacemos? Es importante explicar el porqué de las cosas, para qué se emplea este material y no otro, y cuál es el objetivo general o específico del entrenamiento. Esta virtud, de entrenador-educador, es la que más valor añadido tienen mis servicios.

Y la última recomendación…¡Ama lo que haces!

Súmale pasión y coraje a tu profesión, ya que sin esto no podrás hacer nada de lo anterior. Cuando esto falle, estarás moribundo como profesional, y si no logras amar este mundo, estarás desfasado, profesionalmente muerto.

¿Quieres aprender más sobre cómo ser un buen Personal Trainer?

Quiero ser entrenador personal

aaron mendoza quintana trainerAarón Mendoza Quintana

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Máster en Coaching y Psicología Deportiva