One body, one life

5 ejercicios con battle rope para trabajar todos los músculos del cuerpo

Battle rope es un entrenamiento para el que solo necesitas un material: unas cuerdas con las que, además, podrás fortalecer todo el cuerpo.

Puede que nunca hubieses oído su nombre, pero seguro que más de una vez has visto a alguien en el gimnasio utilizar estas cuerdas en su entrenamiento.

Pues bien, el Battle rope es más efectivo (y cansa mucho más) de lo que te puedas imaginar. Forma parte de esos ejercicios que a simple vista parecen fáciles, y que una vez los pruebas te enganchan por su potencial. Y aunque pueden formar parte de cualquier entrenamiento, lo ideal es que los incluyas en sesiones de alta intensidad.

Si vas a probar tu primer WOD de crossfit, este artículo es para ti.

Además, las cuerdas pueden adaptarse a tus necesidades, porque las hay de diferentes pesos y tamaños. Eso sí, intenta elegir siempre un buen material. Evergy, por ejemplo, recubre las cuerdas con tela, mejorando también su comodidad. El resto, ¡depende de ti!

Battle rope: un entrenamiento completo

Aunque los que más se beneficiarán de este entrenamiento serán brazos y hombros, puedes combinarlos con una posición de sentadilla que te fuerce a trabajar también el tren inferior. Llevaremos a cabo la sesión con un Tábata en el que se incluyan los siguientes ejercicios.

También puedes complementarlo con ejercicios de entrenamiento en suspensión.

Dibujo de ondas

Este es el ejercicio por excelencia del Battle rope, y consiste, simplemente, en flexionar las rodillas (nos colocaremos en posición de sentadilla) mientras levantamos uno y otro brazo alternativamente generando ondas verticales con la cuerda.

Después, realiza el mismo ejercicio pero haciendo ondas horizontales con los dos brazos a la vez.

Oblicuos con cuerdas

Ahora trabajarás los oblicuos sujetando la cuerda con ambas manos y llevándolas a uno y otro lado del tronco alternativamente. Deberás acompañar el movimiento con el torso, girando la rodilla contraria a la del lado de las cuerdas.

Zancada con ondas

¡Bien! Ahora que ya le has cogido el truco a las ondas, vamos a realizar el primer ejercicio añadiendo un toque de dificultad… ¡Mientras haces ese movimiento, añades una zancada hacia detrás alternando ambas piernas!

¿Estás listo para entrenar?

Quiero el mejor entrenador