One body, one life

¿Conocemos el verdadero fin del entrenamiento funcional?

El entrenamiento funcional esta a la orden del día. Descubre en que consiste, falsos mitos y ventajas y desventajas de este tipo de entrenamiento.

En este artículo se pretende explicar el concepto de “entrenamiento funcional”. A diario leemos, escuchamos hablar de un entrenamiento cada vez más solicitado por la sociedad y porque no decirlo de “moda”. No soy defensor de las modas y sobre todo cuando éstas se llevan a un terreno de masas. Es la razón por la que pretendo examinar el uso del entrenamiento funcional como prioritario ante otros tipos de entrenamientos.

Está a la orden del día y lo vemos en todos lados, desde centros deportivos a parques urbanos, paseos marítimos o naves industriales. Analizaremos el objetivo principal de este tipo de entrenamiento y los beneficios que se obtienen,  a la vez que hablaremos de las diferentes contraindicaciones que pueden surgir.

En el entrenamiento funcional lo que se pretende es realizar ejercicios donde se impliquen el mayor número de grupos musculares posibles, trabajar el cuerpo como un todo sin movimientos analíticos que impidan la activación de los músculos estabilizadores del cuerpo. Se utilizan ejercicios multi-articulares, y con un amplio rango de movimiento. Una definición clara y sencilla podría ser el entrenamiento destinado a realizar ejercicios con movimientos similares a los que nos vemos obligados a realizar en nuestro día a día y provocar así situaciones que nos encontramos a diario en la vida cotidiana, laboral y o deportiva. De éste modo le estamos dando prioridad a la prevención y recuperación de lesiones y a un ejercicio encaminado a la mejora de las diferentes cualidades físicas básicas.
Manuel RodriguezUna vez aclarado el objetivo principal del entrenamiento funcional, podemos observar a nuestro alrededor y comprobar el efecto destructor de lo que llamábamos “moda”. El simple hecho de utilizar materiales como Fitball, bosu, kettlebells, Trx… No es entrenamiento funcional si no se tienen en cuenta las premisas que definimos anteriormente. Realizar ejercicios en suspensión o en plataformas inestables con un tono abdominal débil puede conllevar a lesiones traumáticas como por ejemplo hernias de discos. Con el paso de los años los discos de nuestra columna vertebral pueden perder su flexibilidad y elasticidad. Los ligamentos que rodean los discos se vuelven quebradizos y se desgarran con más facilidad. Movimientos repetitivos y ejercicios que generalmente comprometen a ésta zona de nuestro cuerpo pueden ser los principales causantes.  Hablamos ahora de las contraindicaciones que tiene un mal uso de éste tipo de entrenamientos, muy evitables y que son consecuencia de un desconocimiento generalizado del verdadero fin de lo que llamamos entrenamiento funcional.

Cómo conclusión destacar la importancia de una buena elección de la metodología y  los
ejercicios a realizar para alcanzar nuestro objetivo. Es muy importante la adaptación de los mismos al nivel de condición física de cada individuo. Realizar una evaluación inicial previa al comienzo y una correcta programación del entrenamiento nos ayudará a optimizar los resultados. Resulta esencial la ayuda de un profesional capacitado para prescribir ejercicios adecuados con éste tipo de materiales y enseñar la correcta técnica para evitar poner en riesgo la salud.

 

Artículo escrito por Manuel Enrique Rodríguez 

manuel enrique rodriguez– Postgraduado en Entrenamiento Personal

– Diplomado en Educación Física

perfil de manuel rodriguez

 

 

 

1 Comment

  • JORGE ENRIQUE
    5 julio, 2015 at 1:13

    un blog genial

Deja un comentario