One body, one life

Entrenamiento funcional: mitos, creencias y realidades

¿Sabes qué es exactamente el entrenamiento funcional? Descubre todos sus mitos, creencias y realidades, y comienza a entrenar tu cuerpo para las actividades de tu vida diaria.

¿Cuántas veces hemos escuchado que el cuerpo humano es sabio? Bien, pues es verdad, si analizáramos estructura por estructura, articulación por articulación -siempre desde un punto de vista anatómico y biomecánico- nos sorprendería la manera en que estamos diseñados milimétricamente y nuestro propio cuerpo se protege ante varios estímulos externos. Por ejemplo, la rótula (hueso redondo y aplanado situado en la cara anterior de la rodilla, cuya misión es articular su movimiento), tiende a desplazarse hacia la cara externa de la rodilla, es por eso que el cóndilo externo del fémur es más grande que el interno, para evitar este desplazamiento.

Por otro lado, son muchos los factores externos que inciden sobre la funcionalidad de nuestras estructuras. El primero de ellos es la fuerza de la gravedad. ¿Te has parado a pensar alguna vez por qué las personas ancianas tienden con el paso de los años a acabar encorvados? Pues en gran parte es por esto; además de otros muchos factores, como las malas posturas o, en el caso de deportistas, por un mal uso de los ejercicios, una mala ejecución, o la repetición excesiva de un mismo gesto técnico sin acompañar de un buen trabajo compensatorio que evite la descompensación entre musculaturas. La fuerza de la gravedad nos quiere llevar hacia la flexión constantemente, lo que obliga a la cadena posterior a estar activada en todo momento para evitarlo. Por desgracia no siempre lo conseguimos y durante el transcurso del día, a consecuencia de nuestro trabajo y nuestras obligaciones, mantenemos la mente distraída y la fuerza de la gravedad nos acaba ganando la batalla haciéndonos adoptar posiciones o realizar movimientos que, desde un punto de vista anatómico y biomecánico, no son del todo correctos.

 

¿Cuál es el problema?

El sistema nervioso central, como todos sabemos, es el principal motor de nuestro funcionamiento; es quien recibe un estímulo o señal, lo interpreta y manda una respuesta hacia la parte del cuerpo deseada generando así, un movimiento. Bien, pues cuando una persona durante su día a día adopta malas posturas, ya sea por las actividades de la vida diaria o las actividades de la vida diaria laboral (AVD, AVDL), o realiza según qué movimientos que se salen de la seguridad de la estructura movilizada durante un tiempo prolongado, nuestro cerebro adopta estos patrones de movimiento y nuestras estructuras dejan de funcionar de la manera en la que han sido diseñadas (pérdida de funcionalidad). Esto puede desencadenar desde una simple dolencia o una pequeña disminución de la capacidad de realizar un movimiento con todo el potencial, hasta lesiones graves como una hernia discal.

 

¿Qué es el Entrenamiento Funcional?

Bien, una vez entendiendo lo anterior, pasaremos a definir qué es y en qué consiste el entrenamiento funcional.

El entrenamiento funcional es todo conjunto de ejercicios capaces de mejorar la función de cada una de nuestras articulaciones, corregirla e incluso prevenirlas con el propósito de cumplir un objetivo específico.

El entrenamiento funcional consiste en, previamente analizando el estado en que se encuentra cada una de nuestras regiones articulares, y entendiendo cuál debe ser su funcionamiento, mejorar el funcionamiento de éstas o bien prevenirlas de posibles alteraciones e incluso potenciarlas en el caso de que funcionaran como es debido. La finalidad de estos entrenamientos se marca dependiendo del tipo de cliente y sus objetivos.

Por ejemplo:

Para una persona normal, de 50 años, que trabaja de oficinista, diseñaremos un entrenamiento con la finalidad de poder mejorar su funcionalidad para poder llevar a cabo las AVD (actividades de la vida diaria) y las AVDL (actividades de la vida diaria laboral) de mejor manera y, por lo tanto, pueda rendir mucho mejor; con el aumento de la calidad de vida que esto conlleva.

Por otro lado, para un chico de 26 años, deportista federado de boxeo  y por lo tanto competidor, deberemos enfocar su entrenamiento con la finalidad de mejorar la funcionalidad de sus regiones articulares para que este pueda mejorar en su rendimiento y por lo tanto competir con mayor éxito en su modalidad deportiva. En este caso entra en juego el trabajo compensatorio, es decir, a consecuencia de la tendencia a activar grupos musculares requeridos por un gesto técnico unos quedan más tonificados que otros. Es por esto que como entrenador personal hemos de preocuparnos por trabajar todos esos grupos musculares que por x motivos no participen en los gestos técnicos o que ya de por sí tiendan a la inactividad.

 entrenamiento funcional 1

¿Cómo debería aplicarse el entrenamiento funcional?

Uno de los principios del entrenamiento personalizado es, precisamente, el principio de individualidad; entendiendo, así, que cada persona es única y tiene unas necesidades específicas y una rutina de entrenamiento nunca debería ser igual a la de otro cliente. Puede darse el caso de dos chicas, con el mismo peso, misma altura, mismo % graso e, incluso, mismo objetivo, pero con distintas actividades en su día a día, diferentes antecedentes en la familia y un largo etcétera que harán que sus necesidades específicas desde el punto de vista muscular y anatómico-biomecánico nunca sean iguales; por lo tanto el enfoque de los ejercicios planteados deberá ser totalmente diferente.

Bien, pues después de hacer un estudio minucioso de la persona, el trabajo del entrenador personal es elaborar una planificación, donde normalmente seguimos una progresión lógica: desde los ejercicios más de control, aislando lo máximo posible la musculatura concreta de una región articular a trabajar, con el objetivo de reeducar al sistema nervioso y corregir posibles alteraciones en la funcionalidad de este; hasta los ejercicios de integración, donde se reproducen situaciones de la vida real, o del deporte a practicar, trabajando varios grupos articulares a la vez y añadiendo, además, factores como la velocidad.

entrenamiento funcional 2

Mitos y mala interpretación del entrenamiento funcional 

Parece ser que a consecuencia del gran impacto que está generando el mundo del fitness, la salud y el ejercicio físico, son muchas las personas que confunden términos por culpa de las campañas de marketing que tienen como finalidad darle color y estilo al deporte o introducir nuevos métodos de entrenamiento; unos entrenamientos que normalmente, de manera indirecta, descartan cualquier otro tipo de ejercicio por la necesidad de posicionarse como el más eficaz o efectivo para resurgir y tener éxito. Parece ser que importa más la marca de la ropa con la que entrenas y la estética que la salud de las personas; lo cual debería estar siempre por encima de cualquier estrategia de ventas.

Con el entrenamiento funcional pasa lo mismo. Parece que se le da el nombre de entrenamiento funcional a todo aquel ejercicio realizado con un material que se sale de lo común como las pesas o las mancuernas y se sustituye por un TRX (entrenamiento en suspensión), unas gomas elásticas o un sinfín de material que se ha ido desarrollando en la industria del ejercicio físico.

Bien pues todo esto hay que sacarlo de la cabeza y entender, primeramente, que no hay ningún ejercicio o metodología mejor ni peor, sino entrenadores que saben aplicarlos mejor que otros, por lo tanto no habría que descartar ningún tipo de ejercicio; es más, cuanto más variables son los estímulos recibidos por nuestro cuerpo mayor progresión se podrá alcanzar. Seguidamente entender que lo importante no es el ejercicio, sino entender qué está ocurriendo durante ese ejercicio y por qué se realiza.  La funcionalidad no está en la variedad del material ni en salirse de lo común, es más, el press de banca de toda la vida puede ser el ejercicio más funcional para una persona y el último a realizar por otra. Por lo tanto no hablemos de material funcional sino de movimiento funcional. Lo importante es que el movimiento que reproduce el ejercicio sea capaz de mejorar la estructura trabajada, por lo tanto que cumpla con el objetivo y provoque adaptaciones beneficiosas para la persona en cuestión.

¿Quieres mejorar tu postura en las actividades de tu vida diaria? Contacta con Fran García Bermúdez y comenzad a trabajar juntos para disminuir tus molestias corporales.

 

entrenamiento funcional boton fran

 

fran garcia– Curso de Entrenador Personal en ANEF Barcelona

– Nutrición Avanzada en ANEF Barcelona

– Certificación Entrenamiento Funcional I en ANEF Barcelona

– Título quiromasaje y masaje deportivo en ANEF Barcelona