One body, one life

Preparación física en baloncesto: ¿Qué hay que trabajar?

La preparación física en baloncesto es todo un Arte. Descubramos el increíble mundo de la preparación física en baloncesto, además de adentrarse en los principios que deben regir un modelo de planificación del entrenamiento.

Controversias en la preparación física en baloncesto:

Antes que nada cabe ser sabedor que en mundiales nos podemos encontrar una serie de controversias a bote pronto.

Por un lado jugador-equipo. Por ejemplo tenemos un jugador importante que ha llegado con una tendinitis rotuliana. Lesión que no genera impotencia funcional. Sabemos que necesita entrar en dinámica de equipo. Pero por el contrario a más carga de entrenamiento mayor agravio de la tendinitis. Tendremos que limitarle, cosa que no favorece al equipo.

Por otro lado jugador-baloncesto: los cambios de ritmo, saltos, frenadas,… que se dan en el baloncesto acentúan más la lesión. Si ya lo desvinculamos de parte de la carga que se trabaja con el equipo y decidimos individualizar su carga alejándonos de ejercicios de baloncesto porque sabemos que le perjudica. Entonces nos encontramos que no tenemos un jugador de baloncesto porque su transferencia al juego es escasa.

Finalmente, equipo-selección, también tenemos que tener presente que los derechos del jugador los posee el club  que le paga. Un mundial puede suponer la última competición que juegue el jugador. Para la mayoría es una competición más en su vida deportiva. Hay que ser conscientes y velar por alargarla lo máximo posible con el mejor estado físico posible.

jose manuel calderon baloncestoPuntos de vista en la preparación física en baloncesto:

Hay multitud de puntos de vista, en cuanto a preparación física en deportes colectivos como el baloncesto. Donde no hay una verdad universal que prime sobre el resto a diferencia de otros sectores. En baloncesto como puede ser el trabajo de readaptación funcional o fisioterapia.

Yo juego con tres estructuras que dictaminan y nos ayudan a dibujar mejor a que principios nos acogemos. Estas estructuras son la condicional (física), la coordinativa y la cognitiva. Ambas las contemplamos desde el punto de vista del baloncesto y desde el punto de vista del jugador.

Cualidades físicas del jugador de baloncesto:

Si echamos una mirada al baloncesto, las cualidades físicas según Comas (1991) son: la velocidad, la fuerza y la resistencia.

La velocidad la encontramos en el baloncesto porque en un campo con medidas estándar y con 10 jugadores, se limita el desplazamiento ya sea con balón o sin él. Si a esto se suma la posesión de 24s o 14s el resultado son acciones técnico-tácticas cortas y explosivas. Donde se pretende poder conseguir el desequilibrio defensivo y poder crear así situaciones de tiro fácil. Además en el desarrollo de las acciones técnico-tácticas se requiere una gran rapidez de los segmentos corporales. Esta rapidez, requiere de la fuerza explosiva de los grupos musculares que intervengan en dichas acciones.

La fuerza se divide a sí misma según Seirul·lo (1998), en fuerza de salto (fuerza explosiva), fuerza de lanzamiento (fuerza rápida) y fuerza de lucha (fuerza máxima). Pero no podemos dejar de lado la fuerza resistencia. Que es importante en la musculatura funcional y en los movimientos que se repiten durante todo el partido. Así como en la musculatura de sostén, como los abdominales.

Por último, la resistencia siguiendo con Comas (1991). En el baloncesto interactúan tanto esfuerzos aeróbicos como anaeróbico. Predominan éstos últimos donde la duración de los esfuerzos oscila de entre 5 a 10 segundos hasta 1 minuto. El baloncesto no tiene la capacidad aeróbica o anaeróbica como cualidad única y determinante. En el transcurso del partido y en el resultado como puede ser en una prueba de 100m lisos. Es por esta razón que no tenemos que aumentar la capacidad máxima aeróbica o anaeróbica. Ya que “La adecuación del organismo a la secuencia de esfuerzos propios de un partido señala el objetivo del trabajo de resistencia y no el aumento máximo de la capacidad aeróbica o anaeróbica”.

El baloncesto es un deporte donde entra también en juego la coordinación:

Según Porta (1988) la coordinación se puede definir como “la capacidad de conjunción del sistema neuromuscular (intra o intermuscularmente)”. Esta estructura está íntimamente relacionada con la anterior estructura. Sobre todo en lo que concierne a la fuerza explosiva. También estará íntimamente relacionada con la estructura cognitiva. Ya que los movimientos tienen que estar adecuados en tiempo y en espacio para poder ir siempre “por delante” del rival.

Estructuras que afectan el entrenamiento:

La propia inercia de los entrenamientos hace trabajar la estructura cognitiva: la técnica ‘’pura’’ no existe, hay más trabajo de táctica en un principio individual. Las relaciones con los compañeros y adversarios son múltiples e imprevisibles. Lo cual repercute en una constante toma de decisiones por parte del jugador.

No detallaremos las estructuras coordinativa, condicional y cognitiva desde el punto de vista del jugador. Porque realmente en etapa senior cada jugador es un mundo incluso compartiendo misma posición. A diferencia de las etapas de formación donde los jugadores presentan una serie de cambios fisiológicos, anatómicos, y cognitivos comunes. Además de que en preparación física y en la adquisición de las destrezas técnico-tácticas parten desde ‘cero’.

El jugador dentro del campo:

Retomando el tema, queda claro por ejemplo que un jugador que lucha por recibir pelotas dentro de la pintura tiene que centrarse más en un desarrollo de la fuerza máxima porque tiene que ganarse la posición. Un ‘1’ ó ‘2’ tiende más a desarrollar la fuerza explosiva ya que es el primero en salir en contraataque y en crear desequilibrios con cambios de ritmo. Aún así hay diferencias notorias. Por ejemplo, en la misma selección española los bases-escoltas Calderón y Llull son dos polos opuestos.

Mientras uno no llega a penetrar la primera línea de defensa salvo en ocasiones contadas, Llull tiende la mayoría de veces a llegar a línea de fondo. Llull por tanto estimula más las fibras rápidas, mayor potencia y capacidad de salto, su umbral anaeróbico es más alto. Realizando por ejemplo un test de RM o de resistencia confirmaremos que la carga de trabajo que para uno es la adecuada para el otro es totalmente inadecuada y no estimula sus cualidades.

Por tanto, estilos diferentes de jugar y diferencias en cuanto a preparación física: con Llull interesa acercarse a su umbral anaeróbico láctico y desarrollar la fuerza explosiva, es un jugador que rompe partidos por su dinámica de juego y desde nuestra posición tenemos que intentar acentuar esta virtud.

jugador baloncesto nicolas batum

Porque no nos engañemos, en estas edades el jugador tiene automatizados sus roles en el equipo. Mientras que en etapa de formación y desde el punto de vista técnico-táctico procuramos que un jugador tienda a hacer A, B, C, D y E en cada partido, en etapas adultas el jugador realiza A, B y C como mucho. Que el jugador tenga muchas virtudes en su juego sólo está al alcance de superclases como el jugador alero de Francia Nicolas Batum.

Debemos tener en cuenta que a veces el entrenamiento en baloncesto no solo debe ser en equipo, también es importante y a veces necesario que los jugadores tengan su propio entrenador personal.

No debemos de centrarnos solo en cualidades específicas, simplemente variar el porcentaje de trabajo:

Con Llull no debemos dejar de hacer trabajo aeróbico porque no interesa tener un jugador que no pueda soportar 4 min seguidos en pista. Con esto quiero dejar claro que trabajaremos todas las cualidades requeridas por el baloncesto pero el porcentaje de cada cualidad variará en función de las características del jugador.

Al final tenemos que planificar en función de las necesidades del jugador en función de su estilo de juego e indirectamente planificaremos en pro del equipo. ¿Cómo cuadrar todo esto en los entrenamientos? La respuesta en estos torneos está en individualizar las cargas de entrenamiento; dividiendo el grupo por ejercicios donde se lleven a cabo por jugadores donde se pretenda lograr objetivos parecidos e integrando consignas dentro de los subgrupos para individualizar las cargas.

Sistemas de 5×5 se darán cuando convenga a todo el grupo (por ejemplo puede servir un 5×0 de descanso activo durante un entrenamiento para todo el grupo). Las estructuras condicional, coordinativa, y cognitiva se trabajaran de forma integrada en pista aunque haya una minipreparación conocida como minipretemporada. Nos alejaremos de ejercicios analíticos. El tiempo de preparación es breve, hay que aprovechar para profundizar en sistemas de ataque y defensa. Las manifestaciones de fuerza claro queda que también se trabajarán en gimnasio para desarrollarlas al máximo y con plenas garantías.

Podemos extrapolar todo los esmentado a la preparación física  llevada a cabo durante toda una temporada, es decir a a nivel de club. La diferencia yace en que en competiciones cortas se hace más necesario el trabajo integrado por la brevedad de preparación que tenemos. En temporada podemos trabajar más analíticamente si el entrenador así lo decide porque tenemos mucha mayor margen para mejorar las interrelaciones grupales y de equipo.

Conclusiones:

A modo de resumen podemos decir que buscamos un jugador que sea capaz de realizar su mejor básquet en beneficio del equipo y que pueda soportar la dureza del campeonato con la finalidad de que no aparezca ninguna lesión.

esquema de preparacion fisica en baloncesto

Tipo de planificación, distribución de contenidos o metodología de trabajo tienen un entramado importante pero, al igual que la preparación física en etapas de formación, es otro cantar que revelaremos en próximos post.

Como he mencionado al principio, no hay verdad universal pero espero que os haya podido aportar positivamente e independientemente del baloncesto les sirva la idea que entabla mi forma de ver la preparación física: Ponerse en el lugar del otro para poder ayudarle a conseguir el objetivo que le convenga a él (sobre todo en términos de salud ya que se entiende que teniendo en cuenta las características del jugador siempre estaremos a su ‘servicio’ y por esta razón su preparación física estará acotada al potencial que puede dar su organismo dentro de la exigencia y sacrificio máximos que no cabe obviar que hay en la élite del baloncesto); su beneficio será el de todos. 

 

                                                        Carles Ordiñana Martínez

Carles entrenador barcelona baloncesto-Preparador Físico y actual estudiante del grado en Fisioterapia

– Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por la Universidad de Valencia (2009-2013).

 

Encuentra tu profesor de Baloncesto

Bibliografía:

Comas, M. (1991). Baloncesto. Más que un juego. Preparación física. Gymnos.

Ordiñana, C. (2013). La planificación en jugadores infantiles de baloncesto en equipos de élite. Trabajo de fin de grado. Universitat de València.

Platonov, V., (1991). La adaptación en el deporte. Deporte y entrenamiento. Barcelona: Paidotribo.

Seirul·lo, F. (1987) Opción de planificación en los deportes de largo período de competiciones. Revista de Entrenamiento Deportivo. 1 (3), 53-62.

Seirul·lo, F. (2002). “La preparación física en deportes de equipo” Entrenamiento estructurado. Jornadas sobre rendimiento deportivo, Valencia, junio.

Seirul·lo, F. Motricidad Básica y su Aplicación a la Iniciación Deportiva (2004-2005). Departamento de Educación Física y Deportes; INEFC Barcelona.

Deja un comentario