One body, one life

CROSSFIT, LESIONES Y EL “TITO RABDO”

El crossfit es probablemente el método de entrenamiento más exitoso de nuestro país en los últimos años. Numerosas instalaciones (boxes) han abierto sus puertas en los últimos años atrayendo a un abanico muy amplio de la población, desde personas sedentarias, practicantes habituales de actividad física que se sienten atraídos por este sistema de entrenamiento hasta deportistas de rendimiento que utilizan crossfit como complemento a su planificación correspondiente.

Quizás por su enorme atractivo y por su dificultad para adaptarlo a todos los perfiles de población crossfit presente una controversia importante, y es su elevado riesgo de que los practicantes de esta modalidad puedan padecer alguna lesión; el objetivo de este artículo es analizar con cierto rigor científico si esta afirmación es del todo correcta y cuáles son las patologías más severas que pueden sufrir dichos sujetos.

¿Pero qué es y que nos ofrece realmente crossfit?: Crossfit nació en el sur de California en 1974 como método de entrenamiento alternativo a los ya clásicos entrenamientos de hipertrofia de la época; El “padre” de Crossfit fue Greg Glessman, quién entrenaba a policías californianos, después su método de entrenamiento se expandió hasta llegar a los cuerpos militares estadounidenses; La población general tuvo acceso a crossfit en 1995, fecha en la que se abrió el primer box en Santa Susana (California).

Crossfit se define así mismo como movimiento funcional con constante variación y ejecutado a alta intensidad (Glassman) siendo un método de entrenamiento completamente funcional, lo que busca es a través de una combinación de elementos de fuerza (levantamientos olímpicos y de potencia) y gimnasia deportiva proporcionar al practicante de crossfit el máximo estímulo de entrenamiento para provocar una adaptación crónica máxima; amén de su carácter funcional y la transferencia directa de los movimientos del propio entrenamiento a la vida diaria de los sujetos. El segundo objetivo genérico de crossfit sería buscar la mejora del fitness individual, teniendo un concepto propio de fitness sustentado en dos pilares: el equilibrio en las diez habilidades físicas generales (resistencia, fuerza, flexibilidad, potencia, coordinación, agilidad, equilibrio, y precisión) junto con el óptimo rendimiento en cada una de ellas y estimular las 3 vías energéticas existentes, aunque la predominante es la anaeróbica láctica (Glassman.). Por último y sin ser objeto de este artículo profundizar demasiado en lo qué es el crossfit añadir que los entrenamientos de crossfit se estructuran en WOD (siglas de work of a day) y cada uno de ellos engloba una sesión de entrenamiento.

ComCommunity_AdaptationsPt1_screenshoto bien hemos mencionado anteriormente, el objetivo principal de este artículo no es analizar el crossfit como método de entrenamiento, sino proporcionar a nuestros lectores los motivos principales por los que un practicante de crossfit puede lesionarse y estudiar la rabdomiolisis, la patología más popular en crossfit.

 

 ¿Es el crossfit tan lesivo como se nos ha querido hacer pensar?

“Crossfit es un deporte para locos”, “crossfit no tiene ninguna estructura”, tienes que tener una técnica perfecta en los ejercicios, sino te acabarás partiendo algo”, “crossfit no es para todo el mundo”… Estas son algunas de las afirmaciones que están en boca de muchas personas, que, bien sea por falta de evidencia científica, por falta de formación o porque no conocen crossfit, no obstante, estas afirmaciones están muy lejos de la realidad.

En un reciente estudio, (Montalvo et al 2015) analizan todo este espectro de crossfit, las crossfit-inconvenientes_01lesiones y los factores principales que pueden desembocar en lesión en cualquier deportista de crossfit, ya sea recreacional o de rendimiento. El estudio trabajó con una muestra de 34 sujetos, de los que únicamente 8 sufrieron lesiones entrenando crossfit durante 6 meses. Los factores más a tener en cuenta según el estudio son:

Todos estos sujetos ya padecían alguna patología o lesión anterior que se vió acentuada durante el entrenamiento.

-La articulación más afectada fue la rodilla.

-El último factor es la formación profesional de los entrenadores o “coachs” como son catalogados en los Boxes; muchos sujetos (también del sector que no sufrió ninguna lesión)

Concluyó, que en numerosas ocasiones su estado de salud no estaba del todo garantizado por los profesionales, bien sea por la falta de higiene postural en la realización de los ejercicios o una mala estructuración de las sesiones. De ahí la importancia de garantizar un servicio al usuario llevado a cabo por PROFESIONALES DE LA ACTIVIDAD FÍSICA; poseerán una base teórica que, complementada con conocimientos en crossfit, gimnasia deportiva, powerlifting o halterofilia asegurarán una correcta base teórica para la impartición de los WODS.

Crossfit no es más lesivo que otros deportes, la clave está en adoptar el principio de entrenamiento de la personalización y la individualización, es decir, adaptar “crossfit” al perfil de usuarios que nos vamos a encontrar en nuestro box. Por ejemplo dividir el box en niveles, desde un nivel de iniciación donde únicamente se incida la técnica de los ejercicios y una correcta higiene postural, un nivel estándar, en el que los atletas empiecen a experimentar la verdadera intensidad de crossfit y trabajar sobre habilidades más complejas como las gimnásticas y un último nivel orientado al rendimiento. Esto es lo que para mí, como profesional, sería la adaptación correcta de un box y de su planificación del entrenamiento.

Rabdomiolisis: ¿Qué es? ¿Por qué se produce?

Cuando escuchamos la palabra rabdomiolisis (“tito rabdo” es como se le conoce a la patología amistosamente en el mundo crossfit) rápidamente asociamos la idea a crossfit o electro estimulación; la idea de aunar los 2 conceptos no es del todo descabellada, pero hay matizar algunos aspectos. Usaremos el artículo de (Glassman, 2005) para desglosar todas estas cuestiones.

En primer lugar ¿Qué es la rabdomiolisis y que peligros puede acarrear?

Esta aparece cuando tio-rhabdo_01alcanzamos una intensidad de entrenamiento que nuestras fibras musculares no pueden soportar, en consecuencia, estas sufren una degeneración inmediata, seguido de un dolor muscular en la zona afectada muy agudo e intenso. Cuando la fibra muscular sufre esta degeneración todas las sustancias que en ella residían van directamente al torrente sanguíneo, la enzima CPK es el marcador más relevante a la hora de detectarla, pero también podemos encontrar niveles elevados de potasio o de calcio. La eficiencia mecánica de la célula muscular también puede verse limitada. Como del dolor muscular intenso, otro síntoma muy común es la variación en el color de la orina, que adquiere un tono parecido al de la “coca-cola”. Si se llegase a diagnosticar un caso de rabdomiolisis el principal peligro sería una insuficiencia renal.

Pero ahora bien ¿Qué relación tiene la rabdomiolisis con el crossfit que posibilidades reales existen de padecerla?: Para comprender el concepto debemos de centrarnos en la magnitud del entrenamiento compuesta por 3 parámetros (Volumen, intensidad y duración), de estas tres debemos de prestar especial atención a la intensidad del entrenamiento, ya que es la que realmente provoca la rabdomiolisis. El crossfit como bien sabemos en método de entrenamiento caracterizado por una intensidad muy elevada, por ello es importante, como hemos citado anteriormente, adaptarlo según el nivel de los usuarios y tener en cuenta que no todo el mundo tiene la misma tolerancia a una misma intensidad de entrenamiento.

En segundo lugar, es necesario corroborar la actividad física complementaria que los usuarios puedan realizar a parte de crossfit y asegurarnos de que poseen patologías que puedan afectar al metabolismo energético, como pudiera ser la enfermedad de MCardle. Todo ello puede solucionarse entregando la supervisión de nuestros entrenamientos a profesionales cualificados.

En conclusión, crossfit no deja de ser un método de entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT) que no es especialmente lesivo en comparación a otros deportes. Pero mi reiterada recomendación es que nos pongamos en manos de profesionales cualificados para minimizar lo máximo posible los factores de riesgo.

BIBLIOGRAFÍA:

-Glassman, G. The Crossfit: Training Guide.

-Montalvo, A., Hardison, T., & Shanstrom, N. (2015). Injury epidemiology and risk factors for injury in crossfit.

-Glassman, G. (2005). Crossfit-Induced Rhabdo. The Crossfit Journal.

Artículo escrito por Jorge Jiménez:

Ver lperfil de Jorge Jiménez

Jorge_Jiménez

– Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

– Entrenador de natación en Real Federación Española de Natación

– Entrenador superior de musculación y fitness en Federación Española de Halterofilia

Deja un comentario