One body, one life

Con la ayuda del entrenador consiguió el Record Guinness

¿33 Horas jugando a Squash? Gastón Pucciano entrenador de Entrenar.me ayudó a alcanzar este Record Guinness. Conoce esta fantástica historia. 

Grandes atletas y entrenadores suelen comentarnos aquello de… “Para llegar lejos se necesita mucho esfuerzo y perseverancia” y es algo que he aprendido durante todos mis años como deportista y mis pocos años como entrenador. Por eso quiero dedicar estas líneas para contarles la historia de un joven inglés, con un objetivo muy ambicioso, que un día se cruzó en mi camino.

Todo comenzó cuando un sábado normal, estaba con mi mujer en el cine y recibí un e-mail en mi teléfono móvil, me gustaría haber visto la cara de asombro que puse al leerlo, ya que ponía algo así: “Hola mi nombre es Adam Bates, soy Inglés y llegué a Uruguay hace 2 semanas, busco un entrenador para romper un récord guinness”

La verdad es que al principio no le di mucha importancia, ya que pensaba que dicho e-mail no iba en serio, pero bueno, aún así me decidí a contestarle y concertar una cita con él. Nada más verlo supe que era él… por su apariencia, era evidente que no era de mi tierra.

Empezamos a hablar de cuáles eran sus objetivos y me comentó que junto a su compañero Álex, ¡quería superar un récord guinness de Squash! El Récord consistía en hacer un maratón de más de 32 horas de partido, parando solamente 5 minutos cada hora de juego.

Era todo un reto, tanto para ellos como para mí como entrenador, ya que el récord a batir era de 33 horas y 8 minutos… ¡¡¡eso es muchísimo tiempo jugando!!! Me encantó poder ayudarles, nunca pensé que era una locura, ya que desde el primer momento confié en ellos, en su capacidad de superación y en que lo iban a conseguir.

La verdad es que estábamos muy ilusionados por conseguirlo, pero teníamos un gran problema… ¡el tiempo! Cuando me comentó que teníamos sólo 5-6 meses para entrenar no me lo podía cree, era muy poco tiempo para poder preparar a alguien para una prueba tan exigente, y más todavía sabiendo que su máxima experiencia como deportista era correr 10 kilómetros. Teníamos mucho trabajo por delante y poco tiempo que perder, así que nos pusimos en marcha.

No voy a describir los detalles del entrenamiento, sería muy extenso, pero sí lo que vivimos durante esos meses.

Había una pregunta que estaba constantemente rondando por mi mente… ¿Cómo una persona, cuya máxima experiencia deportiva son 10 km, puede pasar de eso a hacer un maratón de más de 32 horas en 5 meses? Esto es lo realmente increíble, porque lo consiguió!

Desde el primer día que empezamos a entrenar me di cuenta que no era lo que parecía, ya que era un joven delgadito y de baja estatura, pero tenía el corazón y la fuerza de un atleta olímpico, por eso el proceso de evolución fue tan bueno.

Realizábamos 2 sesiones de entrenamiento al día, por la mañana trabajábamos la parte física, por la tarde la técnica y después generalmente salía a correr, todo esto compaginado con su horario laboral, buscando tiempo para poder llegar a todo.

Cada semana su capacidad aeróbica, su fuerza y coordinación iban mejorando. ¡No sabéis que gran satisfacción íbamos sintiendo conforme iba pasando el tiempo y veíamos que todo iba por buen camino!

Trabajábamos mucho la resistencia, tanto que en muy poco tiempo ya estaba corriendo sus primeros 42 km. También nos centrábamos en la parte mental, no podíamos olvidarnos de ella, porque el récord iba a ser muy exigente en lo que a concentración se refiera, ya que iba a ser muy duro estar más de 32 horas entre 4 paredes golpeándole a una pelota, comiendo poco y sin dormir. Teníamos que mantener la mente fuerte, por eso hicimos trabajos de resistencia donde le llevé al límite, al punto de que casi no pudiera mantenerse en pie, pero nunca le permití rendirse y él nunca se rindió.

squashCuando nos dimos cuenta, ya habíamos cambiando los 10 km que corría por 48… Estaba listo para afrontar el reto y poder batir el récord, su cuerpo y su mente estaban preparados al 100% para lograr el ansiado objetivo, que era impulsado por una causa mucho mayor que el propio récord, recaudar fondos para la fundación de su tía fallecida hacía un año.

La fundación que tenía a cargo su tía se llama TheWildlifeTrusts y se encarga del mantenimiento de 2000 reservas naturales en todo el reino unido, llevando a cabo proyectos para que los niños estén más unidos a la naturaleza.

La idea era batir el récord para poder recaudar mayores fondos para dicha fundación. Esa era realmente su principal motivación para trabajar duro, y hasta el día de hoy sigue teniéndola en mente siempre que vuelve a entrenar.

Con el ejemplo de Adam, se demuestra una vez más que los límites están en la mente de cada uno, donde queramos ponerlos. Cualquiera de nosotros podemos hacer algo grande si nos lo proponemos. Este es el mensaje que quería dejar con esta historia, el mensaje de nunca rendirse, sin hacer caso a esos comentarios que nos dicen “ya no tienes edad para hacer eso” o “no lo vas a poder conseguir, eso es imposible”.

Nunca hay que renunciar a un sueño por muy difícil que nos parezca, porque “Para llegar lejos se necesita mucho esfuerzo y perseverancia”.

Como colofón de esta historia, contar que el pasado 3 y 4 de Mayo en Inglaterra, Adam y su compañero Álex batieron el récord guinness de maratón de squash, ¡con una marca de 22 horas y 8 minutos! Una hora más que el récord anterior, recaudando más de lo que tenían pensado, para la fundación de su tía.

Por último, compartir algo que escribió Adam muy amablemente para el Blog. ¡¡¡Muchas gracias amigo!!!

“Gastón es el mejor entrenador personal. Y punto! No podía haber tenido más Gastón Pucciano, entrenarmesuerte al momento de encontrarlo para ayudarme con mi objetivo singular. Cuando llegué de Inglaterra en septiembre 2013, estaba ansioso de encontrar alguien que podría entrenarme hacia un intento de record Guinness para el maratón más largo de squash (que es un deporte como frontón). En mayo, un amigo y yo intentaremos jugar entre sí durante 32 horas.

Antes de venir a Uruguay, no era particularmente deportista y no tenía ni idea donde empezar con respecto al entrenamiento hasta que conocí a Gastón cuyos talentos han sido de valor inestimable para transformarme de un muchacho muy débil y bastante fuera de forma a un deportista preparado para una hazaña que bate récords.

Hay cinco razones principales por la que Gastón ha sido vital para mi evolución.

  1. Se dedica al objetivo personal – Cuando estaba buscando por internet un entrenador, Gastón sobresalió porque se notaba (luego de leer su blog) que era apasionado por el acto de involucrarse en los objetivos de sus clientes. Aunque el squash no sea un deporte muy conocido en Uruguay, eso no lo disuadió de mirarlo por internet y venir conmigo al club de squash para analizar cuales partes del cuerpo tendríamos que ejercitar para mi objetivo específico.
  2. Tiene conocimiento muy profundo del cuerpo – Su pasión para el judo y la salud significa que sabe sumamente bien como funciona el cuerpo. Cuando tengo una pregunta técnica sobre él, siempre me da una respuesta muy amplia que me hace entender la razón por la cual hacemos cada ejercicio.
  3. Es un motivador estupendo – Cuando le avisé de mi objetivo en septiembre, pudo haber dicho “Qué!? Sos soñador, loco!” como algunos otros, pero en vez de eso, siempre creyó que era posible. Cuando empieza a fatigarse mi cuerpo, sabe exactamente cuando darme la cantidad de ánimo precisa para asegurar que extraigo lo máximo de mi mismo y establecer nuevos récords personales. Me ha hecho considerablemente más fuerte mentalmente, durante los entrenamientos y eso se ha transferido a todas áreas de mi vida diaria. Eso ha sido uno de las ventajas más importantes de los entrenamientos con Gastón.
  4. Gastón siempre sabe que rutinas hay que hacer para desarrollar partes del cuerpo específicas. ¡Conoce la capacidad de mi cuerpo más que yo! Hemos trabajado con muchos aparatos distintos e incluso fuera del gimnasio, que me ayuda mucho en mantener el placer de entrenar.
  5. Es muy muy buena gente – En sólo unos segundos, te sientes muy cómodo con él. Podía creer en que él, tenía mi evolución como su máxima prioridad durante el entrenamiento. Es muy amable, sonriente y abierto y sólo quiere lo mejor para la persona que entrena. Motiva que cuando te levantas por la mañana piensas en que vas a pasar una hora con un amigo olvidándote del sudor y cansancio.

Gracias a Gastón, estoy más en forma que nunca y aunque tuve que volver a Inglaterra, sé que me preparó de la mejor manera posible. Además, la fuerza de voluntad que me ha inculcado me ha dejado con la mentalidad de que, no importa qué quiero conseguir en la vida, con la dedicación suficiente, puedo triunfar”. 

Artículo escrito por Gastón Pucciano, entrenador personal:

Gastón Pucciano

 

button(15)

 

Deja un comentario