One body, one life

Caso de éxito: Perder 14 kg en 8 meses de forma saludable

Para muchos adelgazar parece misión imposible. Algunos, como Eduardo, consiguen perder más de 14 kg en 8 meses de forma saludable, gracias a entrenadores como Armando.

Armando, entrenador personal en entrenar.me, nos cuenta uno de sus casos de éxito:

Mi cliente se llama Eduardo Mate, tiene 38 años y ha practicado deporte de forma más o menos regular durante toda su vida pero menos constante en los últimos años. Trabaja de Comercial en una multinacional en Madrid y por ellos  pasa muchas horas frente al ordenador,  con posturas algo comprometidas y algunos días de la semana viajando de un lugar a otro de Europa.

Durante los últimos años Eduardo había ido subiendo paulatinamente de peso con periodos de bajada y subida. Hace 4 años bajó a 75kg, su peso ideal,  pero a través de una dieta poco acertada de pérdida rápida que luego rebotó y lo catapultó a su peso máximo de 94kg.

Tras esto Eduardo fue a una nutricionista profesional donde le hicieron un análisis y una dieta sana. Con esta recomendaciones alimentarias y ejercicio se podría conseguir la tan ansiada pérdida de peso. Pero los meses pasaban y a pesar de que Eduardo hacia ejercicio de manera más o menos constante, la monotonía, el cansancio de la dieta, algún exceso, el trabajo y el stress, al final no bajaba de 90 kg a lo largo de 3 años.

Una vez llegado a los 94kg, la nutricionista le advirtió que si seguía ganando peso, podía llegar al punto de no retorno, pasar los 100kg y con muchas dificultades para bajar de peso sin alguna  intervención tipo balón gástrico o un by-pass en el estomago.

Armando de MiguelEn septiembre 2014, Eduardo tomo la determinación de bajar de peso pero esta vez  busco combinar la ayuda de la nutricionista con un entrenador personal, (conmigo),  para intentar hacer una dieta sana y al mismo tiempo un entrenamiento especifico y de forma personalizada.

Cuando Eduardo llego en Septiembre 2014, pesaba 92 kg y estaba bastante desanimado, aunque tenía puestas todas las esperanzas en que un  profesional de la actividad física y del deporte, cambiaria las cosas y le daría la motivación que le hacía falta para romper la tendencia del peso. Eduardo tenía un índice de masa corporal de 34%, porcentaje de grasa de 31%  y un gasto metabólico de 2300 calorías diarias.

Su condición física era baja, y presentaba un cuadro de posible lesión en la zona lumbar L4/L5. Aunque era y sigue siendo una persona luchadora y que se esfuerza mucho, no lograba salir de ese estado.

Eduardo tenía un objetivo claro, bajar de peso y volver a los 75kg, pero esta vez buscaba conseguirlo  de una forma adecuada con dieta y entrenamiento que le permitiera mantenerse en un peso aceptable a largo plazo y no sufrir el tan temido efecto  yo-yo.

Eduardo Mate

Para conseguir su objetivo planificamos los entrenamientos combinados entre sesiones de entrenamiento personal, natación, carrera continua y series con cambios de ritmo, para que pudiera realizar más sesiones a la semana por su cuenta y  no solo conmigo. El secreto iba a estar en la combinación y mezcla perfecta de: motivación, dieta, entrenamiento y descanso.

foto 4_opt

Para conseguir bajar su peso la nutricionista le recomendó una dieta de 1800 calorías /día y fijamos un objetivo de 3/4 entrenos por semana, uno conmigo y el resto él sólo.

Cuando entrenabas juntos, al principio hacíamos ejercicios más globales y funcionales, con su propio peso corporal, circuitos de fuerza y resistencia general. Luego le fui enseñando a trabajar con cambios de ritmo e intensidad.  Hicimos una progresión en las sesiones llevando casi al límite sus fuerzas y capacidades, haciendo trabajos más metabólicos y entrenamientos de alta intensidad, combinándolos con entrenamientos de fuerza media y sub máxima.

A día de hoy, combinamos en la misma sesión entrenamiento funcional, metabólico y fuerza máxima.

Eduardo también realizaba entrenamientos al aire libre por su cuenta, que se los indicaba semanalmente. Un día hacía una salida de 40-50 minutos de carrera continua y otro de series de velocidad, cuestas o cambios de ritmos. Además el monitor de la piscina le ayudaba con el entrenamiento en el agua.

Las primeras semanas la bajada de peso no fue dramática…el cuerpo se estaba adaptando a la nueva vida y nuevos hábitos, pero después, ha habido una bajada constante que le ha llevado a pesar en 8 meses de entrenamiento 74 kg, es decir una pérdida de 14 kg.

evolucion del peso

A partir del momento en que Eduardo empezó a bajar de peso, su motivación se multiplicaba cada día. Lo consiguió poco a poco pero de forma constante y siguiendo la dieta a conciencia, sin excesos, sin pasarse, siendo estricto, sólo con un objetivo, perder peso y estar en forma.

Las barreras fueron cayendo, primero bajo de 90kg, luego de 85kg, luego los inalcanzables 80kg. Ahora Eduardo está en la última fase intentado dar el empujón final para llegar a su peso objetivo de 75kg…casi 20kg menos de lo que peso cuando llego a verme.

Eduardo siempre valora muchísimo mi trabajo y me da las gracias. Yo le digo que el trabajo y el esfuerzo lo ha hecho él, que yo sólo he dado las pautas, las herramientas, el camino a seguir, y por supuesto la motivación necesaria para que no se rinda, para que siga luchando, para que siga esforzándose por esa meta que vino a buscar cuando me encontró.  Siempre le he dicho que si él no ponía de su parte jamás lo conseguiríamos, y así ha sido.

Ya hace más de 8 meses que trabajo con Eduardo y los resultados han sido excelentes. La combinación de dieta, ejercicio, motivación y trabajo constante y exigente  ha tenido su recompensa,  logrando una pérdida de peso significativa.

Entrenamiento de Eduardo

Eduardo entrenando

 

 

 

 

 

Siguiendo el ejemplo de Eduardo, otro cliente quería perder peso y le he recomendado un nutricionista de confianza para que hiciera una dieta guiada en paralelo con el entrenamiento y de momento va camino en convertirse en otro caso de éxito…

Yo digo siempre que el éxito y el logro son recompensa del trabajo y el esfuerzo del cliente, pero ellos me responden que sin un buen entrenador que pone los medios y la motivación necesaria para llegar al objetivo, no sería fácil conseguirlo.

Me siento orgulloso que a día de hoy Eduardo haya logrado estar casi en su peso ideal. Tiene una condición física más que notable, con una espalda sana y muy fuerte, corriendo muchos domingos carreras populares a un ritmo muy interesante (por debajo de los 5 min/km.). Me enorgullece que tenga un gran nivel de fuerza y tono muscular, que haya aprendido a corregir su postura y su técnica en el entrenamiento, que sus porcentajes hayan bajado (el de grasa a un 18% y el IMC a un 26) y su ingesta calórica no pasa las 1700 calorías diarias. Y lo mejor de todo es que se siente bien, se ve bien y está muy feliz, ¿qué más se puede pedir?

Hacer mi trabajo es muy gratificante. Me siento muy satisfecho viendo como mis clientes consiguen sus objetivos y metas. Es un privilegio y un regalo que Dios me da y que no tiene precio, aportándome muchísimas cosas en mi vida.

Armando de MiguelVer perfil de Armando

 

 

 

 

 

Deja un comentario