One body, one life

Beneficios y contras de las dietas más populares

Cada día hay más tipos de dieta y sin embargo cada día hay más personas con sobrepeso u obesidad. Veamos lo bueno y lo malo de las dietas como Atkins, “Dieta de la zona” o la dieta mediterránea.

En el presente artículo me gustaría hablar de dietas populares. Normalmente surgen por modas con poca base. Demonizando determinados macronutrientes y presentándose como algo nuevo y revolucionario aún a falta de estudios médicos contrastados. Estas modas nutricionales son peligrosas en el ámbito del deporte. Y trataré de explicar brevemente en qué consisten, por qué parecen funcionar y por qué dejan de funcionar.

Dieta Atkins:

dieta atkinsPopularizada en los 80. Se trata de una dieta cetogénica extremadamente baja en hidratos y alta en grasas. Con ello lleva al cuerpo a un estado de cetosis. Para que el metabolismo recurra a las grasas como fuente de energía principal.

Lo bueno que encuentro en ella es que puede ser beneficiosa para tratar algunas enfermedades. Como por ejemplo la diabetes, mejorar la sensibilidad a la insulina y usar las grasas sin apartarlas completamente. Además es una dieta creada para deportistas y recomienda el ejercicio.

Como contras, principalmente la extrema ausencia de glucógeno. Para entrar en ese estado de cetosis de manera continuada nos hará sentir aletargados y sin energía. Sólo el cerebro necesita 120 gramos de hidratos al día para funcionar óptimamente. Además, al tener los músculos vacíos de su combustible y reparador principal, impediremos la correcta recuperación y performance en el deporte.

No recomendaría esta dieta porque promueve el miedo a los carbohidratos como causa de los problemas de peso, además es especialmente engañosa pues en los primeros días es normal experimentar una gran bajada de peso y definición pero esto será debido a la pérdida de retención de líquidos que conlleva la reducción de hidratos.

La dieta de “La Zona”:

Dieta de la zona

Asegura una combinación exacta de macronutrientes en una proporción de 40% hidratos, 30% proteína y 30% grasa. El objetivo así es controlar la insulina para controlar el almacenaje de grasa corporal.

Como beneficios, encuentro que no culpa a ningún macronutriente del sobrepeso.

Como fallos, es difícil adherirse a una dieta con una combinación tan precisa, además da la idea errónea de que la insulina es una hormona encargada de acumular grasa cuando su papel verdadero es el de regulador del glucógeno almacenado, aunque en general es bastante sana pues la restricción calórica no es demasiado severa.

Dietas basadas en el grupo sanguíneo:

Dieta segun grupo sanguíneo

Esta dieta basa su efectividad en la reacción de las lectinas a diferentes tipos de comida, así determina el tipo de alimentos que mejor asimila cada individuo.

Como punto a su favor, destaca que no todas las dietas funcionan igual para todos y que cada persona es un mundo en cuanto a alimentación se refiere.

En su contra, basa sus principios en conclusiones no respaldadas por la investigación.

 

La dieta Mediterránea:

dieta mediterranea

Os sorprenderá verla aquí, y ahora os explicaré los contras de esta dieta. Esta dieta basa sus principios en los hábitos alimentarios de Creta en origen y el mediterráneo al completo más tarde. A base de frutas, vegetales, pan, cereales  integrales, semillas y grasas buenas como el aceite de oliva y las nueces. Los lácteos, pescado y carnes rojas y blancas con moderación e incluye el vino en pequeñas cantidades (si, somos de los pocos países que incluye el alcohol en su pirámide nutricional).

Como podréis imaginar, es una de las dietas más saludables que se pueden seguir, debido a su flexibilidad, es fácil adherirse a ella a largo plazo (uno de los principales problemas de otras dietas) y estaremos creando un hábito alimenticio saludable y adaptable a nuestro desempeño deportivo.

Además, promueve la moderación, la elección correcta de alimentos y se aleja de los extremos en cuanto a evitar o basarse únicamente es un solo macronutriente.

Los únicos contras que se le pueden atribuir es que es necesario experimentar con uno mismo para saber cuánto de cada cosa necesitamos individualmente. También sus detractores aseguran que hay otras causas ajenas a la dieta que hacen que la población mediterránea sea más sana. Como punto final, decir que es una pena que los que vivimos en la cuenca mediterránea no sepamos en qué consiste o no la sigamos debido al excesivo procesamiento de la comida que ha hecho perder los pilares básicos del estilo de vida saludable.

Elijas la dieta que elijas, es importante plantear desde el principio cómo serán los refeed. ¿No sabes lo que es esto? Refeed: cómo, cuándo y por qué hacerlo.

Quiero al mejor nutricionista

 

Otros artículos escritos por Carlos Lisart:

Suplementación deportiva (Proteina, Creatina, Beta-Alanina, etc.)

Productos Quemagrasas efectivos (Cafeína, L-Carnitina, etc.)

Deja un comentario